Así será "Zama", la nueva película de Lucrecia Martel

La directora salteña se encuentra en Corrientes filmando la película sobre la novela de Antonio Di Benedetto, producida por los hermanos Almodóvar. El productor salteño Lalo Mamaní contó su experiencia en el set.

13 Jun 2015
Después de "La mujer sin cabeza", el regreso de Lucrecia Martel a la dirección llevó ocho largos años para tomar forma y desde hace algunas semanas, las coordenadas para ese retorno se ubicaron en el Litoral. La realizadora está instalada en un hotel de Formosa rodando "Zama", su cuarto filme y el primero que ubica fuera de Salta, inspirado en la novela homónima de Antonio Di Benedetto.

Según publica el diario El Comercial de Formosa, la directora se encontró con la historia durante un viaje en barco a Asunción y allí comenzó el proceso interno y creativo para adaptarla a un guión cinematográfico. La coproducción -integrada por El Deseo, de los hermanos Pedro y Agustín Almodóvar, de Rei Cine y productoras de Francia, Brasil, Holanda, México y Estados Unidos- estará protagonizada por un elenco que incluye a Lola DueñasJuan MinujínDaniel Giménez CachoRafael Spregelburd, Daniel Veronese y Vando Villamil, entre otros. 

Hace algunos días, la revista Variety publicó la única imagen que se dio a conocer hasta ahora de la filmación, tomada por la jefa de casting del filme, Verónica Souto durante una escena del personaje junto a su ejército gaucho. El arte de todo el filme, paleta de colores, iluminación y carácter serán los que allí aparecen.



El salteño Lalo Mamaní formó parte del equipo de producción y define las semanas en las que formó parte del proyecto como "una experiencia inolvidable". "Tuve la alegría de estar considerado para el equipo y eso me hace muy feliz", cuenta y agrega que hay otros cinco salteños -además de Martel- en el equipo de trabajo. "Fueron tres semanas de rodaje con pre produccion de ocho semanas condiciones muy difíciles, con los palmares inundados porque es temporada de lluvias allá", cuenta.

Detalles de autora

Mamaní agrega, sin develar mayores detalles, que la producción tiene gran despliegue de vestuario, maquillaje y detalles de ambientación. "Lucrecia es de esas directoras que sabe exactamente lo que quiere y todo el equipo hace el esfuerzo de ver la película que ella está viendo", cuenta. "Lucrecia es una mujer súper sofisticada y da muchos detalles para que la gente comprenda lo que está mirando. Cuando habla con la gente, con los técnicos o los aborígenes, se nota que para llegar a esta película aprendió hasta como se armaba la silla de los caballos, cómo se cosían las monturas o si les ponían por debajo el carpincho", relata. 

Perfeccionista, generosa y dedicada son algunos de los adjetivos que elige el salteño para hablar de Martel. "Tiene un respeto por su equipo técnico que jamás vi en un director", resume.

Hombre solo y que espera

La historia de la novela transcurre entre 1790 y 1799, y relata los años que duró la espera de Diego de Zama, un funcionario de la colonia española en América en Asunción del Paraguay, por una carta del Rey para que lo reasigne a una sede con mayor prestigio -Lima, Buenos Aires o Madrid-, por el barco que le lleve las noticias de su familia, las provisiones o el pago de sus honorarios.

En la trama, el protagonista sale tierra adentro con sus hombres a la caza de un bandido que termina siendo uno de sus propios hombres. En el camino cae prisionero y condenado a muerte, donde descubre que el único deseo que conserva es el de permanecer vivo. "Escribí Zama en menos de un mes, durante un período de licencia de mi trabajo, en el que me encerré en una casa vacía. Los 18 días de licencia pasaron demasiado pronto y concluí la novela ya reincorporado a mi tarea habitual. La prisa me impuso un estilo urgente, breve, de frases cortas, muy condensado, aunque afortunadamente (y contra mis temores) adecuado al vértigo de las peripecias de don Diego", decía el escritor en una entrevista de 1971 sobre el libro que había escrito en 1956, cuando tenía 33 años. 






Comentarios