Pilar Sordo: “nos cuesta visualizar un amor sano y sin dolor”

La psicóloga chilena llega a Salta este jueves a brindar una de sus populares conferencias que tiene por eje la felicidad.
Compartir
PILAR SORDO. La psicóloga chilena llega a Salta el jueves a brindar una conferencia. FOTO GENTILEZA PRENSA PILAR SORDO.  |  Ampliar  (1 de 3 fotos)

Pilar Sordo es súper simpática y habla velozmente. Su profesión de psicológa se trasluce en cada respuesta racional que brinda a LA GACETA, desde Mar del Plata, donde también brindará una de sus populares conferencias. A nuestra ciudad llegará el jueves con dos funciones, 19 y 21 horas, para su conferencia "El desafio a ser feliz".

La chilena, psicóloga, columnista, conferencista y escritora, es autora de siete libros que abordan investigaciones en relaciones interpersonales. Desde el popular ¡Viva la diferencia!, (2005 Editorial Planeta), hasta su último libro, Oídos Sordos. Todos fueron récord de ventas y la hicieron popular en los países latinoamericanos.

Las veces que vino a Salta llenó teatros con un público fiel y atento a sus ejemplos, metáforas y chistes. Sus videos en YouTube, tomados de conferencias y participaciones en programas de televisión, son récord de visitas. Con solo poner “Pilar Sordo” en el buscador, aparecen cientos de videos que abordan diferentes temas pero casi todos tienen un eje en común: el desafío de ser feliz.

La conferencia que brindará en Salta es producto de uno de los ocho estudios que hizo Sordo en América Latina. “Lo que cuento en la charla son las actualizaciones a mis investigaciones que están en el libro Bienvenido Dolor. Es una conferencia muy divertida que entrega mucha información y que habla de cómo enfrentamos las emociones en América Latina. Al final, hablo de la felicidad que no tiene que ver con la alegría ni con el estar contento, sino con una decisión que se toma conscientemente cuando estoy mal y no cuando estoy bien”, explica Sordo a LA GACETA.

¿Por dónde empieza el desafío a ser feliz?

La felicidad no es una búsqueda. Al decir buscar ya nos estamos equivocando mucho. La felicidad no se busca, no se encuentra, no es una meta y no hay que desenterrarla. Está adentro mío y la puedo activar y llevarla dentro mío todo el tiempo que quiero. La gente busca la felicidad afuera, en la alegría y en tener más cosas pero eso hace que quede fuera y que no dependa de mí. La felicidad se decide con voluntad y mucho tesón.

Si hay que salir a buscarla la alejamos de nosotros y en realidad somos nosotros los protagonistas de la decisión, sin depender de lo que nos pase.

¿Cómo reconocemos la emoción o sentimiento de felicidad?

Uno la reconoce porque se hace cargo de la decisión que estamos tomando. El estudio que hice plantea que para tomar la decisión de ser feliz, hay que sumar ciertos ingredientes: ser agradecido, centrarse en lo que uno tiene y no en lo que a uno le falta y desarrollar la fuerza de voluntad: eso hace que la decisión sea permanente en el tiempo. También hay que tener sentido del humor. Uno se da cuenta que está decidiendo ser feliz cuando tiene todo esos elementos incorporados y cuando sos capaz de reconocer que estás pasando un mal momento -por la razón que sea- y, a pesar de todo eso, te sientes feliz.

Hay que salir del eje de la búsqueda porque te saca de ti mismo. Al salir de uno ya pierdes control y no depende de ti cuanto dure la decisión de ser feliz. En cambio si vos tomas conscientemente la decisión de ser feliz, te haces cargo.



¿Cómo educar o ayudar a que otros sean felices?

Es muy importante la honestidad, que sería reconocer que uno tiene malos momentos. Los hijos aprenden del testimonio de lo que observan, entonces hay que demostrar que la felicidad no tiene que ver con la alegría, ni con lo que uno tiene. Ser honesto nos hace tomar conciencia de la decisión de ser felices. La toma de la decisión nos hace salir más rápido del dolor y de otras emociones.

Si podemos mostrarles a los chicos a través del testimonio como uno enfrenta las situaciones difíciles y como soluciona los problemas, el sentido del humor a pesar de estar sufriendo, esto hace que los chicos entiendan y aprendan a través del testimonio. En la conferencia entrego pautas concretas para reeducarnos nosotros, los adultos, en las emociones y luego los chicos.

Salta tiene un alto índice de situaciones en donde prevalece la violencia de género ¿a qué cree que se debe?

La violencia tiene que ver con las estructuras de poder que han ido cambiando. La mujer se siente mas empoderada para tomar decisiones y eso, a las estructuras masculinas tradicionales, hace que se le mueva el piso y, producto de malos aprendizajes, al no poder comunicar sus sentimientos el hombre busca la fuerza para poder aplicar poder.

Además, las latinas tenemos una conexión entre el amor y el sufrimiento. Probamos que amamos por cuanto podemos soportar, nos cuesta visualizar un amor sano y sin dolor. Muchas mujeres latinas están atrapadas también en las cuestiones económicas y no son libres para salir de una relación debido a esto.

Muchas veces las mujeres creemos que podemos salvar tarados y rehabilitarlos todo el tiempo. Creemos – un poco porque somos neuro receptivas- cuando nos dicen que es la última vez y muchas de las que se murieron, se murieron creyendo que era la última vez que las golpeaban. No hay una sola causa a estos casos, hay estructuras complejas que vienen de ambos lados, no solo del hombre sino de estructuras sociales que se fueron movilizando.

El norte de Argentina, Perú y Chile tienen índices altos de violencia de género y creo que tienen que ver con la gente del norte que tiene más dificultad en decir lo que siente que la gente del sur, son mas para adentro, miran menos a los ojos y hay un enfrentamiento a lo cotidiano menos emocional que hace que los ataques de rabia sean más intensos.

Pilar Sordo en Salta presenta "El desafío a ser feliz". Únicas dos funciones en Salta: jueves 13 de octubre 19.00 y 21.00 hs. Teatro del Huerto Entradas en el Teatro, en Alto Noa Shopping y www.autoentrada.com “Para ser feliz hay que darle un significado a lo que nos ocurre y poder convivir con ello, no simplemente por estar contento”.
Compartir