Crimen en Norte Grande: dos nuevos detenidos dieron más detalles del hecho

Ahora son tres las personas imputadas por el homicidio de Kevin Aparicio, el joven de 16 años que murió de un balazo en la cabeza, en una canchita de fútbol, el sábado pasado.

16 Feb 2017 46
2

FOTO ILUSTRATIVA www.cadena365.com

Son tres los detenidos ahora por el crimen de Kevin Aparicio, un joven de 16 años que fue asesinado con un balazo en la cabeza, durante un enfrentamiento en una cancha de fútbol del barrio Norte Grande.

Héctor Fernando Mamani y Héctor Emanuel Rueda, de 21 y 23 años respectivamente se sumaron a Michel Samuel Ramírez, de 22, como imputados en la causa penal por el delito de homicidio calificado, según informó hoy el Ministerio Público Fiscal de Salta.

Asimismo detallaron que, de las pesquisas realizadas, se mantiene la hipótesis de un enfrentamiento entre los barrios Provipo y una patota llamada La Hermandad contra barrio Norte Grande.

La fiscalía informó que Rueda se presentó de manera espontánea junto a su abogado, Luis María Agüero Molina, y oportunamente el joven fue imputado por el delito de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por el uso de arma de fuego.

Luego declaró que el día del crimen fue a la cancha de fútbol del barrio Norte Grande, dado que es director técnico de un equipo del barrio San Francisco Solano, denominado “Los Pibes”, el que se enfrentaba a un conjunto de Norte Grande.

Dijo que ganaron 3 a 2 el encuentro y que, al abandonar el predio, cuando querían regresar a su barrio para festejar, se toparon con un grupo de jóvenes de Norte Grande, quienes comenzaron a agredirlos con piedras y palos, por lo que intentaron escapar.

Señaló que en esos momentos apareció un grupo de personas de la patota “La Hermandad” que atacaron a los chicos de Norte Grande, oportunidad en la que se escucharon disparos. Rueda señaló como posible la hipótesis de que esta banda fue al lugar para vengar un incidente ocurrido días antes, en barrio San Benito, donde un niño de dos años resultó con heridas de arma de fuego.

El joven negó haber llevado arma de fuego y haber participado de la gresca, pues padece una lesión que le impedía moverse con facilidad. No obstante, dijo que logró apurar el paso para ponerse a salvo, cargando las camisetas y pelotas de fútbol de su equipo.


Pese a su descargo, la fiscalía solicitó que se mantenga la detención de Rueda, quien es señalado por otros testigos como una de las personas que portaba arma de fuego cuando ocurrió el enfrentamiento.

Esta hipótesis, casualmente, fue corroborada por Mamani, quien al prestar declaración indagatoria manifestó que Rueda era uno de los que tenía un arma de fuego durante la gresca, aunque no pudo ver si disparó contra Aparicio.

Mamani fue detenido por efectivos de la División Homicidios y también se encuentra imputado por el delito de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por el uso de arma de fuego.

Este joven, también de barrio San Francisco Solano, confirmó que el enfrentamiento ocurrió posterior al partido, cuando el equipo “Los Pibes” se marchaba por un sendero, al borde del río Arenales, a fin de evitar toparse con los de Norte Grande, dada la rivalidad entre los ellos.

Dijo que pese a esto, un grupo de esa barriada le salió al encuentro y se desató el enfrentamiento, al cual luego se unieron otras 30 personas, que serían de la patota “La Hermandad” que comenzaron a atacar a los de Norte Grande.

Mamani reconoció que además de pedradas y palos, hubo varios disparos de arma de fuego y que uno de los que poseía arma era Rueda y que luego vio a otro sujeto también con arma. Pero sólo brindó apodos de los sospechosos.

La fiscalía solicitó que Mamani siga detenido, en tanto, siguen las pesquisas a fin de establecer lo sucedido con Aparicio. En ese marco, el fiscal indicó que no se descarta que haya más detenciones en torno a este crimen.


Comentarios

Comentarios

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte