¿Por qué todavía no se implementa un servicio público de bicicletas en Salta?

Cómo es movilizarse en bicicleta en Salta

Las discrepancias entre funcionarios provinciales y concejales dificulta la instalación del proyecto en la ciudad. ¿Continúa la interna o es solo falta de comunicación?

02 May 2017 117

El uso de la bicicleta en Salta tuvo su origen a fines del siglo XIX. Llegó de la mano de Antonio Ravizza, un relojero italiano, en 1891. Desde aquel entonces la bicicleta fue posicionándose como uno de los principales medios de movilidad de las clases trabajadoras y populares.
Según los archivos del ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, en 1956 en la Ciudad de Salta había 1.130 automóviles y 17.000 bicicletas, sólo 200 motocicletas y 140 coches de plaza. El liderazgo de los velocípedos se mantuvo hasta la década del 70´, posicionando a “La Linda” como una de las capitales de la bicicleta. 
Con los años este medio de movilidad fue desplazado y pasó a ocupar un lugar relegado en la pirámide del transporte en Salta. 
Hoy organizaciones sociales como Anda la Bici y Masa Crítica intentan invertir la ecuación y promueven el uso de la bici como medio de transporte urbano, haciendo hincapié en el cuidado del medio ambiente y la promoción de un estilo de vida saludable.
A pesar de que aquellos grupos -no menores- hayan encontrado en la bici una alternativa práctica, económica, silenciosa, placentera, ecológica  y sobretodo eficiente contra las barreras de una mala administración del tránsito, en la ciudad capital aún no se ha podido implementar un servicio público de bicicletas, como sucede en las grandes metrópolis. 

Hoy, organizaciones sociales como Anda la Bici y Masa Crítica promueven el uso de la bici como medio de transporte urbano, haciendo hincapié en el cuidado del medio ambiente y la promoción de un estilo de vida saludable.

A pesar de que aquellos grupos -no menores- hayan encontrado en la bici una alternativa práctica, económica, silenciosa, placentera, ecológica y -sobre todo- eficiente contra las barreras de una mala administración del tránsito, en la ciudad capital aún no se ha podido implementar un servicio público de bicicletas, como sucede en las grandes metrópolis. 

¿Metro Bici no podrá llegar a Salta?

Desde la Secretaría del Área Metropolitana se lanzó el programa Metro Bici, el cual tiene como objetivo llegar a los diferentes municipios que componen el área metropolitana con un sistema gratuito de bicicletas públicas. Sin embargo este proyecto aún no se ha implementado en la Capital con el fin que perseguía desde su nacimiento, el de la movilidad sustentable.  

El responsable de esta área de Gobierno, Matías Assennato, explicó a LA GACETA que el proyecto busca mejorar la calidad de vida de la gente, a través de la movilidad.

El uso de la bicicleta en Salta tuvo su origen a fines del siglo XIX. Llegó de la mano de Antonio Ravizza, un relojero italiano, en 1891. Desde aquel entonces la bicicleta fue posicionándose como uno de los principales medios de movilidad de las clases trabajadoras y populares.

“El estudio integral de movilidad refleja que existe un gran potencial para el uso de la bicicleta. Salta fue históricamente un lugar donde se utilizó mucho este medio. Pensamos en avanzar en un sistema público de bicicletas. No con el objetivo de que la gente solo se mueva en esas bicis, sino de que visibilice a la bicicleta como un medio de transporte alternativo, económico, ecológico y saludable”, manifestó el funcionario.

Al ser consultado sobre por qué el proyecto aún no se había implementado en Capital, el funcionario indicó que hay una ordenanza vigente que lo impide ya que la misma indica que las estaciones de entrega y recepción deben ser automáticos. 

“El Concejo Deliberante aprobó una iniciativa que traba el proyecto. Pensamos que este sistema debía ser con estaciones de entrega o recepción manual. Porque los puestos con sistema electrónicos o automáticos tienen un costo elevado (un millón ochocientos mil pesos). No tenemos ese dinero y si lo tendríamos no lo invertiríamos en eso”, indicó.

En el mismo tenor apuntó contra el creador de la ordenanza, el presidente del Concejo Deliberante, Ricardo Villada: “Ese proyecto se aprobó muy rápido, a las apuradas y copiando un proyecto de la ciudad de Rosario. No sé si hubo animosidad en la aprobación de esas Ordenanzas pero sin lugar a dudas van en contramano. No sabemos si al municipio de Salta le interesa tener un sistema de bicis públicas”, dijo.

“En una reunión el secretario de gobierno Luis María García Salado me preguntó cuándo llegaban las bicicletas a Salta y le dije que primero había que cambiar la Ordenanza. Si me habla el intendente o algún otro funcionario con poder de decisión para avanzar en Metro Bici mañana comenzamos con el proyecto y ponemos a disposición las bicicletas. La decisión política del gobierno provincial está”, añadió.

Por último Assenatto dijo que según el proyecto, cada municipio se ocupa de la forma en la que administra el programa. “Nosotros recomendamos como implementarlo pero las bicicletas son donadas, por lo que los municipios se encargan de controlarlas y mantenerlas. Nos quedan 50 bicicletas a disposición. Para la ciudad de Salta se habían previsto 40”, finalizó.

Nunca dijeron nada

El impulsor de la Ordenanza que crea el marco regulatorio para el Sistema de Bicicletas Públicas de la ciudad de Salta fue el presidente del Concejo Deliberante, Ricardo Villada.

En diálogo con LA GACETA, el concejal explicó el espíritu del proyecto: “Impulsé la sanción de una ordenanza de la creación de un servicio público de bicicletas. En algunos países es gratuito, en otros tiene un determinado valor, en otros la explotación la hace el Estado o son concesionadas”, explicó el edil y continuó: “Para la prestación de este servicio era necesario crear el marco legal. De este modo el ejecutivo municipal, puede avanzar en la explotación directa de un servicio, o para la explotación a través de terceros, ya sea público o privado”.
Según publicó el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, en 1956 en la Ciudad de Salta había 1.130 automóviles y 17.000 bicicletas, sólo 200 motocicletas y 140 coches de plaza. El liderazgo de los velocípedos se mantuvo hasta la década del 70, posicionando a “La Linda” como una de las capitales de la bicicleta. Con los años este medio de movilidad fue desplazado y pasó a ocupar un lugar relegado en la pirámide del transporte en Salta. 

Respecto a la implementación de Metro Bici y las trabas a las que aluden desde la secretaría del Área Metropolitana, Villada manifestó: “Nunca Asssenatto nos planteó que él quería avanzar con este servicio en la ciudad. Obviamente hablamos de la magnitud que necesita el servicio, poner a disposición cuatro o cinco bicis en una ciudad donde viven 600.000 habitantes obviamente no tiene sentido”, indicó.

Con respecto a la aprobación de la ordenanza, el concejal indicó: “Assenatto pertenece al frente oficial y acá hay legisladores del mismo frente como Gustavo Serralta, Gastón Galindez, Frida Fonseca y nunca dijeron nada al respecto. La ordenanza se aprobó por unanimidad”. 

Villada aseguró que desde el Ejecutivo Municipal “se está averiguando y tomando contacto con organizaciones que han impulsado este tema en Buenos Aires y otras provincias”.

En relación al sistema automatizado para la entrega y recepción de bicicletas que cuestionan desde el área metropolitana, Villada explicó: “La ordenanza salió con que el sistema automático puede tener una primera etapa de sistema manual.  Me reuní con la intendenta y concejales de Rosario y con gente de Buenos Aires y me plantearon que el sistema manual no sirve porque la gente necesita independencia para poder retirar y entregar  el vehículo. La mayor limitación cuando tenés un sistema manual es que hay horarios restringidos y una serie de cuestiones para que el sistema termine fracasando”, finalizó. 

Comentarios

Comentarios

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte