El levantamiento de sesión generó bronca y desazón

Los diputados que llegaron a la Legislatura desde municipios distantes fueron los más molestos por la ausencia de sus pares.

13 Sep 2017 18

La ausencia de 33 diputados imposibilitó que se realice la sesión que la cámara baja tenía prevista ayer. La ausencia de la mayoría de los representantes generó bronca y desazón en los legisladores, sobre todo en aquellos provenientes de municipios alejados, que priorizaron su función y llegaron hasta el edificio de la Legislatura salteña.

El representante del Partido Renovador de Salta Dionel Avalos fue uno de los que evidenció su malestar con la situación. “Hago setecientos kilómetros para venir hasta aquí y después volver a mí hogar porque tengo un compromiso con la comunidad. Tenemos diferentes problemáticas en el departamento San Martín que vengo a plantear en el recinto y no puedo hacerlo”, remarcó.

El legislador también hizo hincapié en el costo que significa para los diputados del interior viajar hasta la Capital para cumplir con sus responsabilidades legislativas. “Nos cuesta sacrificio y plata venir acá. Tenemos que pagar nuestra comida, un hotel o departamento para dormir y el combustible para viajar”, detalló.

Diputados no sesionó por la ausencia de los legisladores

Avalos se lamentó no haber podido debatir hoy la instalación de un destacamento policial en el paraje de Yariguarenda para que custodiara el altar de la Virgen de la Peña. “El Milagro no es motivo para no sesionar. Yo soy devoto del Señor y la Virgen del Milagro y todos los días les pido y les agradezco, pero debemos hacernos responsables de nuestras funciones”, puntualizó.

El justicialista Lucas Godoy se mostró más contemplativo con los ausentes y aseguró que las celebraciones del Milagro no representaron una excusa para no sesionar, pero si “una explicación”.

“Sesionar era una posibilidad. Sabíamos que muchos diputados vienen peregrinando y otros acompañan a los peregrinos de sus pueblos con la logística o el transporte. En ese sentido está justificado y por esa razón no vinieron muchos”, afirmó.

Julio Quintana, del Partido Obrero, cargó las tintas contra los diputados que no se presentaron a sesionar y sostuvo que “no hubo excusas pertinentes para levantar la sesión”. “No es la actividad política central a la que se deben dedicar. Ellos tienen una responsabilidad otorgada por mandato popular que se les entregó en el voto y no cumplieron con eso”, enfatizó.

tmb1_89213_20170912231923.jpg (641×360)

El dirigente también remarcó que la suspensión de la actividad legislativa imposibilitó tratar una iniciativa del bloque de izquierda para que los empleados de la administración pública provincial tengan derecho a que sus hijos accedan al servicio de salas maternales. “La celebración religiosa de esta semana no era ningún inconveniente, esto fue una excusa”, concluyó.

Comentarios

Comentarios

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte