Tiziana, la niña salteña que cambió de identidad, recibió su nuevo DNI

El trámite llevó un mes y medio, y se realizó en el Registro Civil de la ciudad. La pequeña tiene 10 años.

25 Abr 2018

“Ahora voy a dejar de sufrir”, dijo Tiziana en medio de su alegría y emoción mientras abrazaba a su mamá y su papá. La niña salteña de 10 años que cambió de género recibió hoy su nuevo documento en el Registro Civil de la ciudad.

El trámite llevó un mes y medio pero Tiziana lo decidió dos años antes. En ese momento habló con sus papás y les pidió que la entiendan. “Nos dijo cómo se sentía cada vez que la llamaban por una identidad que no quería y se propuso que a los 10 años iba a tener un DNI con el nombre que eligió, Tiziana”, contó su mamá, Graciela, a LA GACETA.


El primer paso del procedimiento fue una reunión entre la familia y el director del Registro Civil, Matías Assennato. Amparados por la Ley de Identidad de Género, le explicaron que la niña estaba segura de su decisión. “Les detallé cuáles eran los pasos a seguir durante el trámite y que además era necesaria la intervención del Abogado del Niño. Ellos manifestaron la voluntad de Tiziana y llenaron el formulario reglamentario. Aplicamos la Ley que no requiere ni tratamiento psicológico o psiquiátrico, tampoco prácticas hormonales ni cirugías. Se escucha y respeta la voluntad de la persona”, detalló el funcionario.

Graciela destacó que si bien el trámite fue rápido, el camino previo fue difícil porque si bien Tiziana estaba segura y ellos la entendían, tuvo que enfrentar algunos prejuicios. “En la escuela no la querían llamar Tiziana y le tomaban asistencia con un nombre que ella no quería. Nosotros teníamos que ir a firmar actas porque ella tenía el pelo largo o quería usar aritos. A principio de este año hablamos con la supervisora y le explicamos que la ley está por encima del reglamento de la escuela, y no entendieron”, relató. “Con sus compañeros nunca tuvo problemas, ellos la aceptaron desde el primer momento”, agregó esta mamá que siempre acompañó a su pequeña y decidida hija.

Ahora sus papás no necesitarán explicar nada más y Tiziana no tendrá que enfrentarse a la incomodad de escuchar que la llamen con un nombre que ya no le pertenece.

En Esta Nota

Matías Assennato
Comentarios