El misterio de Gala Cancinos cumple un año con críticas a la investigación y la falta de apoyo de Urtubey

“Cuesta entender que a un año de la desaparición de Gala no nos hayan brindado ninguna información seria”, dijo el papá de la menor.

16 May 2018

Un día como hoy, pero hace un año atrás, iniciaba el misterio del caso Gala Cancinos.

La adolescente –de por entonces 14 años- era vista por última vez en el Parque Bicentenario, el pulmón verde más grande de Salta. Tenía una muda de ropa en la mochila, pero estaba sin celular, documentos, dinero ni tarjeta para viajar en colectivo.

Aquel 16 de mayo de 2017 una tía la encontró en el Parque, sin saber lo que pasaría después. De hecho, tampoco conocía los horarios de la menor y no le llamó la atención de por qué estaba allí la menor. Se saludaron y entonces cada una siguió su camino.

“Cuesta entender que a un año de la desaparición de Gala no nos hayan brindado ninguna información seria”

El último registro que se tiene de Gala es a través de las cámaras de seguridad que la muestran caminando en soledad hacia Lesser y el puente de ingreso a la localidad de Vaqueros. El lugar fue rastrillado por grupos especializados. “Toby”, el Golden de tres años que días antes había encontrado el cuerpo de Santiago Maldonado en el río Chubut, se robaba todas las miradas porque era, quizás, la mayor esperanza que tenía la familia Cancinos.


Si bien la Policía de Salta había rastrillado la zona, la búsqueda de mayor magnitud se hizo siete meses después. Parecía imposible encontrar algún rastro de la menor.

La familia Cancinos se movilizó por toda Salta, entre pegatinas, marchas, cánticos y rezos para pedir por la aparición de Gala. Nunca tuvo una pista certera de los investigadores.

“Salta no está preparada para estos casos”

Así lo entiende Javier Cancinos, papá de Gala, en diálogo con LA GACETA. Mesurado con lo que dice, reflexivo, pero sin ocultar su preocupación y malestar.

Cuestiona algunas decisiones que se han tomado en la investigación, un tanto tardías.

“Nosotros seguimos buscando a Gala y ellos cuando rastrillaron en Vaqueros buscaban un cadáver”, lamenta y se pregunta por qué en la provincia no se montó un “operativo cerrojo” –como es denominado en la jerga policial-, para controlar el paso de cualquier vehículo que pudiera trasladar a su hija.

“¿Cómo puede ser que en la provincia nunca se haya montado un operativo cerrojo?”, dice y compara el caso de Gala con Paola Álvarez, la joven mamá encontrada en la cornisa de La Caldera, 104 días después de su desaparición.

“Lo que pasa con Gala es parecido a lo que pasó con Paola. Nunca hicieron un operativo cerrojo, controles exhaustivos de vehículos y así fue que un tipo la cargó en la camioneta y la arrojó al vacío camino a La Caldera”, asegura.

“Vos te vas a otra provincia, por ejemplo Jujuy o Tucumán y la Policía te para siempre, te pido documentos, Gendarmería te revisa el auto. Acá no pasa”, agrega y lamenta.

 “Cuesta entender que a un año de la desaparición de Gala no nos hayan brindado ninguna información seria”, reprocha el padre de la menor. El sábado la familia volverá a marchar pidiendo la aparición de Gala. La concentración será a las 19 en la Plazoleta IV Siglos y seguirá por las peatonales y Casco Histórico.


La búsqueda de Gala llegó a Bolivia

El fin de semana pasado, Javier Cancinos y su esposa Mónica Ovandos salieron de la casa rumbo a Tarija. El objetivo era empapelar la frontera norte con la foto de Gala y ampliar el radio de búsqueda.

Mantuvieron reuniones con la Policía de la Provincia, autoridades de Gendarmería Nacional y de Bolivia para ponerlos al tanto de la desaparición de la adolescente de 15 años.

“Es un recurso más que agotamos. Nunca habíamos llegado hasta allá y nos pareció importante ir por la cercanía de Salta y Bolivia”, explica y lamenta que “la provincia nunca nos colaboró con la pegatina, siempre lo hicimos todo nosotros, muy a pulmón”.

Si la viste a o sabés dónde está Gala, comunícate al 0800-555-5065, al 3874694554 o al 911. Hay una recompensa de $ 500.000 a quien aporte datos certeros.


Comentarios