Según el Gobierno, la provincia tendrá que pagar por los “errores no forzados” de Cambiemos

El ministro de Economía, Emiliano Estrada, dio detalles del recorte propuesto por Nación a Salta.

21 Jul 2018

“Fue como salir de un velorio”, dijo un funcionario de provincia al salir de la reunión con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Fue una cita sin demasiados preámbulos: responsables de la economía de cada distrito fueron convocados esta semana a la Casa Rosada para conocer los detalles que el Gobierno presentará al Fondo Monetario Internacional y que definirá el presupuesto 2019. En esos detalles estaba delineado el ajuste que le llegará a las provincias, las cuales deberán renunciar a $100.000 millones el año que viene.

Las cartas del recorte fueron puestas sobre la mesa de una negociación que ahora pasará a manos de los gobernadores, que en el caso de Juan Manuel Urtubey deberá revisar con ojo quirúrgico si prefiere prescindir entre cuatro ítems claves para la estructura provincial: la Nación planteó eliminar el Fondo Solidario de la Soja, el Fondo Nacional de la Vivienda, los subsidios al transporte o el Fondo Compensatorio Docente. Es decir, con las palabras del propio ministro de Economía, Emiliano Estrada, los gobernadores deberán elegir qué es lo que “duele menos”.

Recién llegado de Buenos Aires, Estrada convocó a medios para brindar cuáles son las consideraciones que deberá hacer ahora el Grand Bourg. “La propuesta trabaja solo sobre el gasto y no sobre el ingreso, eso ya es una definición política”, apuntó el ministro a LA GACETA y aseguró que el achique que ahora plantea Cambiemos debería aplicarse solo a los ítems nacionales ya que provincias como Salta iniciaron el recorte hace más de seis meses.


“El que tiene que tiene que hacer el achique es el Gobierno Nacional, las provincias ya lo venimos haciendo desde el año pasado y Salta te diría que ya está en equilibrio fiscal. Lo cual si dijéramos, quién tiene responsabilidades, Salta no debería asumir ninguna responsabilidad porque sus cuentas las tiene equilibradas”, indicó Estrada.

La propuesta de Nación es que las provincias asuman un tercio de los $300.000 millones que se pretende ahorrar en el próximo ejercicio. Sin embargo, el escepticismo sigue vigente después de que en diciembre de 2017 los hombres del presidente Mauricio Macri prometieran metas de inflación que duraron lo que dura un suspiro. El temor además es que en ese 66% correspondiente a la administración central termine cortando ítems que se transfieren al interior, como los subsidios al transporte.

El ajuste lo va a sentir cada provincia en función del porcentaje que recibe por coparticipación. En función de ese esquema, a Salta le tocará ahorra cerca de $3.600 millones que según Estrada son consecuencia de “errores no forzados” que cometió la gestión de Cambiemos.

La principal razón es la caída de la recaudación de un punto del PBI que impactará en las cuentas nacionales como producto de decisiones tomadas a lo largo de la gestión de Mauricio Macri: el 15% del ANSES devuelto a las provincias, la compensación por fondo del conurbano, la reforma tributaria, la reducción de los derechos de exportación y la desaparición de los aportes extraordinarios del Banco Nación. Sumados todos representan un 1,2% que si se hubiesen evitado, el recorte sobre los gastos, según Estrada, sería de 0,3%.


En las próximas horas Estrada y Urtubey analizarán los detalles de la propuesta. “Los gobernadores serán lo que se tendrán que poner de acuerdo en si el Fondo Solidario es más importante que el FONAVI o no, pero creo que el problema que tienen todas estas medidas es que si no se miden realmente podemos terminar en un proceso de baja de recaudación y aumento del desempleo; es un espiral del que no salís”, concluyó el ministro.

El detalle del recorte

Incentivo docente: La propuesta de Nación es que ese ítem pase a las provincias, cosa que ya ocurrió este año con el recorte del 33% y que la provincia asumió para asegurar el inicio de clases. Sin embargo, el traspaso del FONDID le costaría a Salta unos $875 millones.

Fondo Federal Solidario, proveniente de la recaudación de la soja: significaría un achique de $25.000 para todas las provincias. Dicho impuesto es enviado a los municipios y en Salta particularmente se transfiere el 50% del mismo. Por lo tanto, un recorte de este tipo afectaría directamente a las administraciones más chicas, que dejarían de percibir unos $200 millones.

Subsidios al transporte: bajarían un 50% y resultaría una alternativa para ahorrar $22.000 millones en el interior. Este punto impactaría directamente al campo local, sector que reclama aún más compensaciones por las distancias.

Fondo Nacional de la Vivienda: con este fondo se financia la construcción de casas sociales en toda la provincia de Salta. Esta posibilidad implicaría congelar la política habitacional durante el último año de la gestión de Urtubey.

El recorte por provincia

La disminución del presupuesto afectará a todas las provincias, aunque no a todas de la misma manera. En la siguiente infografía se puede conocer cuál es el monto que deberá resignar cada una:

Comentarios