Uso de redes sociales: adolescentes salteños reconocen los peligros pero incurren en prácticas de riesgo

En una jornada se indagó sobre los hábitos de los jóvenes en el mundo digital. Si bien tienen un uso positivo de las tecnologías, a diferencia de lo que creen los adultos, en sus hábitos realiza prácticas que los exponen. Cómo deben actuar los padres.

19 Dic 2018

El ciclo #ConectadoSalta realizó un encuentro denominado #JóvenesYPantallas en el que se indagó sobre sus hábitos en el mundo digital. Más de 70 alumnos de diferentes escuelas, públicas y privadas, de Salta de 13 a 15 años, participaron de una jornada que fue el puntapié inicial para analizar cómo se manejan con internet.

La jornada brindó el primer y gran panorama: los adolescentes salteños en general hacen usos positivos de Internet, reconocen peligros que existen en Internet, aseguran que en sus entornos hay pares que viven o vivieron experiencias negativas en Internet como el grooming y el ciberbullying, y admiten que incurren en prácticas de riesgo en el espacio digital.

En la jornada se indicó que las redes sociales que más usan son: Instagram, WhatsApp, Twitter, y en último lugar, Facebook.

Las conclusiones de este estudio las presentó el representante del Gobierno de Salta ante ENACOM, Federico Dada, sobre el Encuentro Jóvenes y Pantallas, a la ministra de Educación Ciencia y Tecnología, Analía Berruezo.

Según Federico Dada, “fue una experiencia inédita para los chicos y las chicas participantes porque generamos un espacio de escucha activa a sus hábitos en el mundo digital, de sensibilización sobre situaciones negativas que les pueden ocurrir en Internet y cómo afrontarlas, y de reconocimiento de sus aportes y oportunidades que se dan con las tecnologías”. Con la ministra hablaron de introducir estos temas en la currícula “que forma a los docentes, capacitar a los docentes en actividad y unir el trabajo con la comunidad de padres”.

De los cuatro “buenos usos de Internet” más citados, mencionaron la socialización a la cabeza de sus preferencias. Le siguen el acceso y la producción de contenidos de su interés en la red; como medio de entretenimiento y de acceso a bienes culturales; y para realizar operaciones comerciales en tiendas online. Y las redes sociales que más usan son: Instagram, WhatsApp, Twitter, y en último lugar, Facebook. “Se detectó además, que el 80% de niños menores de 12 años poseen redes sociales, cuando no deberían”, indicó Dada.

Con respecto a sus hábitos y uso, se entraron en las jornadas con varios escenarios: chicos que poseen celular restringido para los fines de semana o tareas, horarios de uso y quienes los usan libremente. También hubo un pequeño número de chicos que se manifestaron en contra de utilizar esta tecnología. “Lo que se vio usualmente es la relación positiva de los chicos con la tecnología buscan información, noticias, música, producen contenido, videos e imágenes que les interesan y acceden a conocimientos vinculados a sus estudios”, explica Dada y agrega: “también ven películas y series en línea y realizan transacciones on line”.

IMAGEN ILUSTRATIVA DE LaTribuna

Violencias y riesgos

Aunque fue baja la mención a formas de violencias entre  adolescentes en las plataformas digitales, hubo testimonios de chicos y chicas que conocieron o conocen pares suyos que vivieron o viven experiencias negativas o de riesgo en línea. Las citadas fueron el grooming, el ciberbullying y el acoso o discriminación.

“Una reflexión trascendente que surgió fue sobre la necesidad de romper el silencio y la complicidad, como espectadores o público, y poder ayudar a desarmar estos hechos evitando ser reforzadores o replicadores de acciones negativas”, sostuvo Dada.

También reconocieron riesgos que tienen los espacios digitales y cómo darse estrategias de autocuidados. Entre las amenazas citadas, mencionaron: la vulneración de la privacidad, dar información personal a desconocidos, encontrarse en persona con alguien conocido por Internet, el ciberbullying, la difusión no consentida de imágenes íntimas como consecuencia del sexting, y el grooming o ciberacoso sexual de un adulto hacia un menor de edad.

Para la psicopedagoga y educadora social española que participó del encuentro, Davinia de Ramón Felguera, de la Universidad de Valencia, los jóvenes “son conscientes de los peligros que existen en la red pero eso queda en lo discursivo, porque cuando le preguntamos quién hacía actividades que conllevaban riesgos, todos las hacían”.

“Los chicos conocían casos directos de grooming o bullying. Cuando se tocó el tema empezamos a dialogar con ellos porque siempre se trabaja con la víctima o el abusador pero no con los espectadores. Cuando les preguntamos a los chicos qué habían hecho ante estos casos ellos dijeron ´nos quedamos en silencio y no hicimos nada´. Es importante saber que,  para poder trabajar, hay que desactivar esa situación hablando, no difundiendo los videos o fotos que nos envían que perjudican a alguien. Es decir, desactivar la complicidad / silencio”, indicó Dada.

Un estudio de UNICEF de hace dos años reveló que el 50% de los chicos posee su cuenta en redes sociales abierta a todo público, el lugar de manejar las configuraciones para que sea privada.

IMAGEN ILUSTRATIVA DE guia verde girosalut

Tips para comenzar a trabajar el tema en casa

Lo ideal es darles tecnología, teléfono o Tablet, después de los 13 años. “A los padres les pedimos que resistan cuando los niños piden un Smartphone a los 8, 9 años o antes”, dice el especialista.   

Las organizaciones de Salud Mundial recomiendan que hasta los 2 años los niños no se acerquen a la tecnología “de pantallas”.

Acompañaros a crear su red social y explicarles los pros, contras beneficios y peligros de su mal uso.

Practicar la escucha activa: “es quedarse más callado y escuchar a los chicos para luego debatir y que ellos mismos puedan ser los agentes de cambio en sus pares, en la propia escuela”, dice Dada. 

La escucha activa debe ser un motivo para construir confianza y que los chicos sientan que sí pueden hablar con sus padres: “eso no se logra con una, dos o tres cenas en familia, se construye todos los días”, dice Federico Dada.  

Indagar en cuáles son sus intereses en internet y guiarlos.

No habilitar los dispositivos sin antes haber conversado al respecto. Se recomienda generar un “contrato” con los chicos: el teléfono se usará en determinados días y horarios y para algunas tareas. 

IMAGEN ILUSTRATIVA DE www.semana.com

Privacidad en las redes

Otro dato significativo que salió a luz, informó Dada, fue sobre las búsquedas en la red sobre temas relacionados a la privacidad. Los jóvenes revelaron que buscan información en Internet sobre temas o cuestiones que no se animan a preguntar a sus padres o les incomoda hablar con sus adultos de referencia en general, como los referidos a la sexualidad en general.

Dada subrayó que “no fue una respuesta generalizada pero es un comportamiento que los adultos debemos atender. Esto no significa que en general no acudan a sus padres o madres para hablar, pero sí que hay una porción de padres que no han construido confianza con sus hijos como para ser considerados adultos de referencia al cual acudir”.

En Esta Nota

Analía Berruezo
Comentarios