Astroturismo: los mejores destinos para observar las estrellas

Entre los cinco lugares del mundo más destacados para analizar el universo se encuentra un pueblo sanjuanino.

06 Feb 2019

¿Quién no quiere sacar un pasaje y viajar hacia “el infinito y más allá”? Lejos de las obligaciones y la rutina... Fuera de las películas esto no es posible, pero sí podemos aprovechar nuestras vacaciones para despedirnos de la Tierra por un rato y disfrutar, a la distancia, la belleza de las estrellas.

Según los datos proporcionados por diversas agencias de viajes y páginas dedicas al rubro, durante estos últimos años se produjo un notable incremento de turistas que optan por dejar de lado los conglomerados urbanos y recurrir a destinos sustentables, donde la naturaleza es la protagonista.

En esta línea, el astroturismo se convirtió en una tendencia vacacional que no para de crecer tanto a nivel nacional como internacional. En Argentina, según un informe elaborado por el sitio Booking.com, el observatorio “El Leoncito” (ubicado en la provincia de San Juan) es uno de los lugares preferidos por los turistas que vacacionan en nuestro país e interesados en observar las estrellas.

Además, en la lista de recomendaciones de dicha plataforma figuran un pequeño pueblo costero de Uruguay llamado Cabo Polonio y el observatorio “Mamalluca”, en Chile.

Por último, los usuarios que participaron de este informe elaborado por la plataforma de reserva de hoteles y vuelos, entre otros servicios, recomiendan la ciudad australiana de Coonbarabran y el observatorio “Borrego Springs“, en Estados Unidos. Sostienen que estos dos son destinos obligatorios para los amantes de las estrellas.

El equipaje necesario

En nuestro país, varias provincias cuentan con observatorios astonómicos y permiten, debido a sus condiciones demográficas y climáticas, presenciar fenómenos como eclipses, conjunciones entre los planetas y lluvias de estrellas. Para sumarse al astroturismo y realizar los avistamientos no es necesario tener conocimientos previos, pero sí contar con los telescopios y el equipamiento adecuado.

Para vivir la experiencia completa los observatorios ofrecen visitas nocturnas guiadas. En nuestra provincia funciona el observatorio de Ampimpa sobre la ruta 307, que recorre los Valles Calchaquíes.

En Cabo Polonio

Cabo Polonio

Uruguay, una noche romántica viendo la luna

Ubicado en la costa este de Uruguay, Cabo Polonio puede convertirse en una buena alternativa para avivar el romance y -por supuesto- ir al observatorio astronómico. El toque distintivo de este pequeño pueblo es que no cuenta con energía eléctrica en las calles y, por eso, la oscuridad proporciona las condiciones perfectas para ver las estrellas y caminar bajo la luz de la luna. Además, para completar la postal, cuando anochece la mayoría de los negocios y bares utilizan velas y faroles. Para vacacionar en este enclave costero, los astroturistas pueden elegir entre acampar en las proximidades del faro “Cabo Polonio” o reservar una habitación en cualquier hospedaje. La mayoría de los alojamientos cuentan con un servicio de alquiler de telescopios y visitas guiadas a la playa.

En San Juan

San Juan: la vía láctea en tus manos

300 noches al año sin nubes en plena Cordillera de los Andes

Ubicado en el partido de Calingasta (a 180 km de la ciudad de San Juan), el pequeño pueblo de Barreal es conocido a nivel nacional por los avistajes de estrellas que se realizan en el complejo astronómico “El Leoncito” y la estación astronómica “Carlos U. Cesco”. Entre sus propuestas, “El Leoncito” cuenta con una serie de excursiones y charlas educativas para develar con los más pequeños de la familia los secretos del universo.

Con un récord de casi 300 noches al año sin nubes y poco viento las condiciones climáticas de la región cuyana son ideales para aquellos turistas que quieran contemplar la Vía Láctea y ver el paso de las estrellas fugaces. También, durante el día los visitantes pueden disfrutar de la belleza de la Cordillera de los Andes, pasear por el Parque Nacional “El Leoncito” o realizar cabalgatas hasta llegar a la cascada “El Rincón”. Para los valientes, estas actividades pueden complementarse con sesiones de rafting y carrovelismo (deporte similar al windsurf pero que utiliza una tabla con ruedas).

En relación con el hospedaje, una diversidad de ecoposadas, hostales y cabañas aledañas cuentan con servicio de traslado hacia Barreal. Además, el observatorio tiene sus propias habitaciones para descansar luego de los recorridos nocturnos y hay en el parque un área de acampe privada con fogones, zonas recreativas y asadores. Eso sí -a excepción de los tours pagos- la comida y la bebida corren por cuenta de los visitantes, ya que el lugar carece de restaurantes o merenderos.

Parada en Chile

Vicuña es el paraíso de la astrología (y el pisco)

Para los astrónomos, el pueblo de Vicuña representa un paraíso terrenal gracias a su proximidad con el territorio de Los Andes y el efecto de barrera contra las nubes que producen los cordones montañosos. Al emprender el recorrido que se conoce como “La ruta de las estrellas”, los visitantes pueden llegar hasta “Mamalluca”, uno de los observatorios astronómicos más grandes de Chile.

“Mamalluca” ofrece durante todo el año visitas guiadas -tanto diurnas como nocturnas- y fiestas exclusivas para celebrar los eclipses o lluvia de estrellas. Los turistas pueden quedarse a dormir en las instalaciones y, ¿por qué no? complementar esas noches al aire libre con un poco de pisco, bebida tradicional que cuenta con varias fábricas instaladas alrededor del observatorio.

En Estados Unidos

En Estados Unidos

La ruta del arte y de los telescopios

En Estados Unidos, el observatorio “Borrego Springs” (al norte de la ciudad de San Diego) figura como el cuarto destino astroturistico más elegido a nivel mundial. Esta predilección se debe a que sus habitantes forman parte del convenio “Dark Sky Community”, una propuesta donde la comunidad acepta restringuir al mínimo el uso de energía eléctrica para evitar que las luces afecten el paisaje nocturno. De día, la pasión que despierta la astronomía puede verse en la propia infraestructura urbana. A lo largo de las rutas que van hacia el observatorio se erigen esculturas gigantes dedicadas a los astros.

Además, como una curiosa propuesta los turistas pueden tomar de forma gratuita clases de arte en el “Instituto de arte Borrego” y pasear por la ciudad retratando -con pintura, yeso y pincel- los diferentes matices del cielo. O, si vamos con una buena cámara de fotos, se pueden realizar talleres de fotografía.

En Australia

En Australia

Un festival dedicado a las estrellas

La ausencia total de luz artificial y la baja humedad convierten a Coonabarabran (a 500 km de Sidney) en la ciudad australiana más propicia para contemplar el cielo nocturno. La mejor vista puede apreciarse desde el observatorio “Sliding Spring”, ubicado junto al parque nacional “Warrumbungle”. El lugar alberga en sus instalaciones uno de los mayores telescopios ópticos de Australia y cuenta con una cúpula desde la cual se observa en detalle la Vía Láctea.

Entre las propuestas que se ofrecen a los turistas, hay cursos intensivos para reconocer los planetas y aprender a utilizar desde cero un telescopio. Además, la localidad de Coonabarabran es conocida a nivel internacional por el “Start Fest”; un festival temático dedicado al avistamiento de estrellas. Se realiza todos los años en octubre y entre sus actividades figuran los concursos de disfraces y campeonatos de preguntas sobre temas relacionados con la astronomía.

Comentarios