Críticas de series: gente en la vorágine del futuro inmediato

“Years and years”, de la BBC, causa sensación por su trama inquietante.

16 Jul 2019
1

LOS LYONS. Una familia británica frente a las transformaciones del mundo.

En los tiempos que corren, las catástrofes económicas y políticas pueden alterar la vida de la gente de manera sorpresiva y en cuestión de días. Al mismo tiempo, la tecnología sigue abriendo nuevos caminos a la percepción y el conocimiento, pero también crea realidades alternativas a nivel personal o colectivo. “Years and years”, el nuevo fenómeno ficcional de la TV británica que estrenó HBO hace pocas semanas, habla del presente y de un futuro inmediato tan posible que resulta aterrador. “Hacia allí vamos”, es el pensamiento que irrumpe en el espectador cuando en el primer -excelente- capítulo ve planteado un estado de cosas que no son más que una o dos vueltas de tuerca sobre lo que ya existe.

La serie de seis capítulos cuenta la historia a través de las vivencias de los integrantes de una familia. Cuatro hermanos -y sus parejas e hijos- que en su diversidad de caracteres y modos de vida representan diferentes sectores de una clase media de cualquier país occidental desarrollado. La trama va jugando con datos de la realidad y llevándolos unos pocos puntos más arriba en la escala de lo factible.

Creada por Russell T. Davies (“A very english scandal”) para BBC, “Years and years” se parece mucho a “Black mirror” pero también es un drama familiar como “This is us” y un thriller político-social sobre la construcción del poder en base al odio xenófobo, las estrategias electorales espurias y la manipulación de la opinión pública a través de los medios.

La serie sigue a los miembros de la familia Lyons, cada uno con sus conflictos y retos particulares, durante 15 años, comenzando en el presente. En este lapso se ve cómo la realidad política del Reino Unido y la internacional son cada vez más inestables, mientras los cambios que ocurren en la sociedad a nivel económico, social y tecnológico impactan de lleno en la vida de los protagonistas.

En lo actoral sobresale el extraordinario trabajo de Emma Thompson en el papel Vivienne Rook, una figura política relevante para toda la trama. En su perfil se condensan las características de muchos líderes que están dejando huella en la historia contemporánea, posicionados en el poder a expensas no sólo de una seducción mediática vacía de contenido político, sino también por ideales retrógrados que prevalecen en un sector de la sociedad.

En una escena del primer capítulo, mientras la TV anuncia el inicio del segundo mandato de Donald Trump, uno de los protagonistas reflexiona: “Todo estaba bien hace unos años, antes de 2008. ¿Lo recuerdan? La política nos parecía aburrida. Y ahora, todo me preocupa. El gobierno. Y ni hablar de los bancos. Me aterran. Ni siquiera son ellos. Son las empresas, las marcas. Las corporaciones que nos tratan como algoritmos, mientras envenenan el aire, la temperatura, la lluvia. Y ahora tenemos a Estados Unidos. Nunca pensé que le tendría miedo. Ahora tenemos noticias falsas y hechos falsos. Ya ni sé qué es verdad ¿En qué tipo de mundo vivimos? Si estamos tan mal ahora, ¿cómo será dentro de treinta años? ¿Diez años? ¿Cinco años?...”

La serie “Years and years” pertenece al ámbito de la mejor ficción. Aquella que funciona como un poderoso entretenimiento lleno de sentido, que conduce -mediante una historia bien contada- al análisis de nuestra vida y de la realidad que nos rodea.

Comentarios