Conocé las increíbles historias de estas amigas y emprendedoras salteñas

Algunas se conocen de pequeñas, otras desde hace menos tiempo, sin embargo forjaron una amistad y lograron llevar adelante un emprendimiento que las mantiene unidas. Conocé estas cuatro historias.

20 Jul 2019

Para celebrar la amistad LA GACETA convocó a diferentes grupos y duplas de amigas que decidieron realizar un emprendimiento juntas. ¿Cómo es coincidir en el cariño y en un proyecto económico? 

Cada una de ellas, te cuenta su historia, a continuación:


IMAGEN GENTILEZA SALTA BEBÉ

“La clave de la sinergia que hay en este equipo está en el amor que cada una le pone a su trabajo”

Amigas que realizan la revista y el programa de radio Salta Bebé

Isabel Alonso, Sol Veinovich, Florencia Steimberg, Florencia Heredia y Lucía Ramos Frías contaron cómo empezaron la aventura de realizar una revista y compartir los mejores momentos como amigas.

¿Desde hace cuánto son amigas, cómo se conocieron?

Isabel Alonso: Nos conocemos desde hace muchos años con la mayoría de las integrantes del equipo. Somos familia con Sol, primas políticas; y con las otras chicas nos conocimos trabajando pero enseguida nos hicimos buenas amigas. Fuimos creciendo juntas, divirtiéndonos, apoyándonos en las buenas y en las malas, compartiendo muchos momentos lindos. Somos un grupo muy unido, nos queremos, y nos llevamos súper bien.

¿Cómo decidieron trabajar y emprender juntas?

Sol Veinovich: Salta Bebé es un sueño y un emprendimiento de Isabel, al que nosotras abrazamos con mucho amor y desde el primer momento nos pusimos la camiseta con el objetivo de informar a los papás, mamás y embarazadas salteñas. Ella empezó sola, con el tiempo la revista fue creciendo y la “peti” tenía tantas ganas y tanto empuje que nos contagió a todas esa energía imparable. No es común encontrar en los espacios de trabajo un grupo de amigas como el que tenemos nosotras. Disfrutamos de hacer cada sesión de fotos, cada reunión de producción y cada salida de camaradería, porque amamos lo que hacemos pero más nos encanta vernos para charlar, reírnos ¡y hablar hasta por los codos!.

¿De qué se trata su emprendimiento? ¿Cómo dividen tareas?

Florencia Steimberg: Salta Bebé es un medio de comunicación que pasó por diferentes formatos, revista impresa y online, programa radial, página web, eventos, micros de TV ¡Hicimos de todo! Hoy se perfila a ser un medio digital con muchas novedades y sorpresas para las mamás. Estamos en medio de una transformación. Si hablamos de la división de tareas, eso siempre estuvo muy bien delimitado, porque cada una presta servicios “freelance” según la profesión que tiene. Lucía Ramos en fotografía, Florencia Heredia en la redacción periodística y móviles de exteriores, Sol Veinovich en la producción general y redes sociales, Isabel Alonso en la dirección y en mi caso, a cargo del diseño gráfico.

¿Qué característica tiene cada una de las amigas que complementa la tarea que la otra realiza?

Florencia Heredia: la clave de la sinergia que hay en este equipo está en el amor que cada una le pone a su trabajo, porque nos gusta mucho hacer lo que hacemos, porque amamos la revista y nos divertimos cada vez que nos encontramos. Algunas son más apasionadas, otras más tranquilas, otras más explosivas, quizás, y están también aquellas más conciliadoras. Todas con personalidades muy fuertes, pero muy respetuosas del trabajo de la otra, siempre dispuestas a ayudar, a dar una mano, a “salvar las papas” cuando hace falta.

¿Qué consejos darían a algún grupo de amigos que estén por emprender un proyecto con fines económicos?

Lucía Ramos Frías: Les recomendaría que antes de emprender se pregunten por qué y para qué están por arrancar con ese emprendimiento, porque más allá de los fines económicos, tiene que existir una misión y una visión que los impulse y motive a seguir más allá de los obstáculos. Una empresa, grande, mediana o pequeña, tiene que tener corazón y tiene que buscar ayudar a otros prestando un servicio o fabricando un producto. Cada iniciativa tiene que tener su personalidad, su esencia, esa “magia” que la mantiene viva contra viento y marea. Les diría también que persigan sus sueños, lo que a veces implica salir de la zona de confort y lanzarse hacia lo desconocido. Les pediría que sean valientes, que arriesguen y se la jueguen, sabiendo que habrá que enfrentar algunas renuncias y pérdidas en el camino. Algunas puertas deben cerrarse para poder abrir otras nuevas.

IMAGEN GENTILEZA GINA DRESSINGROOM

 

“Lo importante es empezar. Cuando hay ganas, el resto se acomoda en el camino”

Indumentarias y looks para grandes y chicos: así nació Gina Dresssingroom

Agustina, Constanza y Bárbara Bach, son tres amigas que hoy tienen un showroom de ropa de segunda mano donde se puede encontrar artículos para niños, ropa de fiesta y casual de mujer.

“Dos de nosotras somos mamás, Agus y Barbi y, al ver que nuestros hijos iban creciendo y la ropa que no les entraba más, quedaba impecable y ocupaba espacio, se nos ocurrió convertir esa inversión del pasado, en nuestro negocio. Pensamos en que lo que nos pasaba a nosotras era también un sentimiento de muchas otras mamás, y confiamos en que se iban a entusiasmar con la propuesta”, relatan las chicas y agregan: “A Coni se le estaba ocurriendo la misma idea pero con vestidos de fiesta, ella pensó en el gran costo de los vestidos nuevos y el poco uso que todas las mujeres les damos ya que después de algunos usos, quedan en perfectas condiciones y guardados para siempre”.

Un día, en una charla entre mates, comenzaron a fusionar ideas y decidieron  emprender un negocio de ropa de segunda mano.

“Ahora nos amoldamos a la temporada baja de fiesta, por lo que decidimos sumar ropa casual, y tenemos pensado muy pronto empezar con ropa de hombre”, explican.

Las chicas reciben ropa en consignación, acordamos los precios con las dueñas, ellas sugieren y la dueña de la prenda puede modificarlo. A eso le suman un porcentaje. “A medida que se venden las cosas, vamos pagando a cada dueña lo acordado”, afirman. “Es un trabajo muy variado. Manejamos las redes, etiquetamos la ropa, administramos las cobranzas y pagos, un poco de todo, así que es difícil aburrirse. Naturalmente cada una encuentra su rol, siempre hay alguna que está más inspirada, pero nos complementamos y tratamos de que además de trabajar la pasemos bien”, dicen.

“Es muy satisfactorio cuando logramos el objetivo: ver a la clienta irse conforme, habiendo comprado cosas lindas, a buen precio y además creando consciencia y cuidando el medio ambiente. ¡Todos tenemos cosas que no usamos y nos olvidamos que alguien más las podría estar necesitando!”, cuentan las chicas y recuerdan sus redes sociales: en Instagram: @monkids.salta y @ginadressingroom. También los jueves por la tarde y los sábados por la mañana en Tres Cerritos.

Por ultimo concuerdan: “Es lindo emprender, siempre trae desafíos nuevos, nos mantiene ocupados y con ganas de ir por más, es solo cuestión de animarse. Así que si tenés un emprendimiento en mente te recomendamos a ¡ir tras él!: lo importante es empezar. Cuando hay ganas, el resto se acomoda en el camino”.

IMAGEN LA GACETA

“En una sociedad es básico no pensar en qué le puedo `sacar al otro´ ni comparar lo que hace cada uno, sino pensar en lo mejor que yo puedo dar, sin tapujos ni frenos”

Degustar: cuando la oportunidad se relaciona con tus capacidades

La feria de vinos “y algo más” Degustar, llegó a Salta para quedarse. Constanza Lona y Natalia Saravia son las organizadoras de este emprendimiento que era necesario para difundir los vinos y gastronomía de Salta.

Constanza Lona tiene una amplia trayectoria en Salta como organizadora de eventos de todo tipo, ayer inclusive finalizó la muestra Casa Dir en donde participa como organizadora. Así conoció a Natalia Saravia, años atrás quien fue una de sus promotoras en esos eventos. Años más tarde, Natalia fundó la empresa especializada en vinos, Wine Trotter, y se reencontró con Constanza. En una charla nació la idea de realizar la feria de vinos y gastronomía Degustar que se realiza entre los meses de agosto y septiembre en Salta, en el Club 20 de Febrero. Este año, se realizará los días 19 y 20 de septiembre de 20 a 24 horas en el Club 20 de Febrero.

“Somos amigas desde hace tres años”, cuenta Natalia Saravia a LA GACETA. “Primero nos asociamos y ahora somos mejores amigas. Es placer trabajar juntas: nos divertimos, ¡nos matamos de risa! y nos acoplamos muy bien”.

El trabajo se divide por los roles que, casi naturalmente, tiene cada una: “Constanza está muy metida en los detalles de la organización de la feria que se realiza este año por tercera vez. Ella ve la parte estética y las relaciones públicas y coordinación y yo veo los números, proyecciones y toda la parte contable. Nos complementamos bárbaro porque a cada una le gusta lo que hace”, explica Natalia y agrega: “Algo que hace fuerte nuestra sociedad es que las dos ponemos todo y somos muy sinceras en nuestra relación. Nos comunicamos mucho y si una no puede con algo la otra lo hace”.

“En un curso que hice sobre emprendedurismo explicaron algo que me encantó y creo que es básico: en un sociedad no hay que pensar en qué le puedo `sacar al otro´, ni comparar el trabajo, sino focalizarse en lo mejor que yo puedo dar, sin tapujos ni frenos. Además con Constanza tenemos los mismos principios y valores, que son fundamentales en el momento de armar una sociedad”, recalca Natalia.

“Un consejo que les daría a quienes están por emprender, es que es mejor hacer de un socio a un amigo que al revés. Así fue con nosotros: primero socias y luego amigas. A veces es difícil trasladar la amistad al ámbito laboral pero si desean hacerlo, armar un proyecto con amigos, que puedan diferenciar la amistad de las cuestiones laborales y que aprovechen la sinceridad de la amistad para que se pueda hablar claramente como socios”, concluyó.

IMAGEN DE DIFUSIÓN

“Tenemos esta idea de querer que el mundo sea un espacio de juego y buscamos ofrecer oportunidades para que la gente se anime a seguir jugando”

Juegos Multiverso: una idea que llegó luego de años de amistad

Virginia Villamayor y Ana Larrán, fueron compañeras del secundario, convivieron unos años mientras estudiaron y se reencontraron para crear una empresa de juegos de mesa para grandes y chicos. 

¿Desde hace cuánto son amigas, cómo se conocieron?

Virginia Villamayor: Con Anita nos conocemos desde hace muchos años. Hicimos la secundaria juntas y siempre tuvimos buena conexión. Compartimos muchos gustos comunes, en la manera de pasar, nuestro tiempo libre y nos queremos mucho. Vivimos además dos años juntas en Buenos Aires. Ahí aprendimos a convivir con nuestros caracteres y personalidades. Somos como hermanas.

¿Cómo decidieron trabajar y emprender juntas?

Ana Larrán: Fue muy loco. La idea de hacer un juego de mesa la teníamos desde el 2008 cuando vivíamos juntas en Buenos Aires. Pero nunca la concretamos. Éramos chicas, estábamos estudiando y la idea de emprender no estaba tan presente en mi vida. Vicky siempre tuvo esa energía emprendedora para muchos ámbitos en la vida. Pero un verano leímos una noticia en el diario de un juego de mesa; yo acababa de volver de estar unos meses en Europa y había conocido un mundo de juegos enorme y Vicky quería canalizar en un emprendimiento nuevo que le entusiasme. Fue el momento justo. Las dos leímos la noticia y nos mandamos un mensaje. Teníamos ganas de armar un juego de mesa y retomar ese proyecto dormido.

¿De qué se trata su emprendimiento, cómo dividen tareas?

Virginia: El emprendimiento es el de creación de juegos y herramientas lúdicas. Tenemos esta idea - guía de querer que el mundo sea un espacio de juego y buscamos ofrecer oportunidades para que la gente se anime a seguir jugando o aplicar el juego en diferentes ámbitos de la vida. El camino -desde el momento de decidir a hacer un juego de mesa a formarlo en un emprendimiento con división de tareas y organización-, es un proceso. Nunca habíamos trabajado juntas, aunque si habíamos compartido muchos proyectos y organizado cosas. La organización de tareas se dio un poco natural por las personalidades que tenemos. Yo tengo un perfil más comercial y relacional y Anita es más analítica, le gusta escribir y estar en el detalle de las cosas. Podemos decir, a grandes rasgos, que yo me ocupo de la parte comercial y gestión de proyectos y Ana de la parte de gestión de productos, armado de propuestas, profundización de dinámicas; pero las dos estamos al tanto de lo que hace la otra y tratamos de dividir las tareas de acuerdo a los diferentes proyectos que encaramos.

¿Qué características tiene su amiga que complementa la tarea que cada una realiza?

Ana: La verdad que el complemento es algo que se conquista. Cada uno tiene su visión. Creo que el mejor complemento es charlar, poder dar tu punto de vista y saber que eso no va a repercutir a nivel personal. Es desafiante pero lo pudimos y podemos hacer. Después, las dos estamos al tanto de todo lo que pasa a nivel general y vamos dividiendo las tareas por proyecto. A mí me gusta estar más sobre las dinámicas del juego y el contenido. Me gusta jusgar mucho, tengo un grupo de jugadores y me gusta investigar nuevas dinámicas y formas de aplicar el juego. Vicky es una buscadora de oportunidades, de nichos donde aplicar nuestros productos, le gusta armar alianzas, armar los equipos de trabajo y liderarlos, tiene más facilidad para delegar que yo y de eso aprendo un montón.

¿Qué consejos le darían a quienes estén por emprender un proyecto con fines económicos?

Virginia: Que sepan que cuando hay un proyecto y una inversión económica van a tener charlas incómodas, que no forman parte de la amistad y hay que saber poner eso aparte. Que los emprendimientos son procesos de mejora constante y siempre van a haber errores que hay que perdonar. Que hablen mucho, que estén comunicadas y compartan lo que hacen, a pesar de dividir tareas. Que perdonen los pequeños errores y que tengan una visión global de a dónde quieren llegar, que la reafirmen y la tengan presente constantemente. Creo que es fundamental saber que las dos tiran para el mismo lado, porque los emprendimientos tienen momentos de energías dispares. A veces es necesario hablar con una socia y no con una amiga y eso se logra con mucho diálogo y mucho cariño. Creo fundamentalmente que, para asociarse, al margen de ser o no amigas, es fundamental ser buenas personas y compartir valores.

En Esta Nota

Redes Sociales
Comentarios