Robaron mercadería secuestrada con complicidad de gendarmes en Salta

Lo sucedido parece tomado de una serie de TV. Personal de las fuerzas de seguridad se vieron involucrados en un robo sucedido en el Escuadrón 7ma de Chachapoya, en Avenida Reyes Católicos.

22 Jul 2019

La semana pasada, la oficial Ana Paula Carabajal se encontraba custodiando el depósito del Escuadrón 7ma de Chachapoya, en Avenida Reyes Católicos, en zona norte de la ciudad. Mientras hacía su recorrido de rutina por las instalaciones, al llegar a la altura de la cancha de básquet, observó un vehículo tipo utilitario color oscuro cruzando a gran velocidad por medio de la cancha de fútbol. Al acercarse al portón de madera conocido como Puesto 1, el vehículo baja la velocidad y la oficial ordena a través de la radio que detengan el vehículo. El Puesto 1 estaba a cargo del cabo primero Emanuel Rodrigo Barnes Aramayo y, mientras Carabajal se acercaba observó que abrían el portón para que el vehículo saliese del predio, sin revisarlo como lo había ordenado por radio.

Continuando su ronda, la oficial escuchó voces de personas hablando, ruidos de chapas cercanos al portón del depósito judicial que tiene salida a la cancha de fútbol. Cuando se aproximó al lugar observó otro vehículo tipo utilitario de color oscuro cuya parte delantera estaba al frente del depósito. Dentro del mismo había mercadería: Acolchados “similares a las que se secuestran”, dijo la oficial.

Había cuatro personas, dos varones y dos mujeres, vestidos de civil. Cuando se acercó la oficial, les solicitó que se identifiquen y que no se moviesen del sitio. “Venimos de parte de González”, contó la oficial que respondieron.

En ese momento Carabajal solicitó la ayuda del jefe de guardia, sargento ayudante Ramón Héctor González a quien le solicitó que vaya de manera urgente con linternas y esposas. Según la oficial, “se tomó un tiempo excesivo para acercarse al lugar”, en ese momento eran las 2 de la madrugada.

El segundo Jefe de la Agrupación Jorge Miño fue quien solicitó que se inmovilicen inmediatamente a los ciudadanos que se encontraban ilegalmente dentro de las instalaciones de la guarnición, mientras informaba al jefe de agrupación y se disponían las primeras medidas.

Pasó tanto tiempo, que las personas detectadas dentro del cuartel se fugaron de forma “intempestiva”. Según relataron los oficiales, cuando llegó el Jefe de guardia adoptó una actitud “pasiva y de desidia” ante la novedad al no brindar ningún tipo de colaboración para la inmovilización de los intrusos.

A las 3 de la madrugada se cambiaron los guardias de los puestos de ingreso. Luego, la fiscal auxiliar Paula Gallo Pulo inició actuaciones incautando los teléfonos de los supuestos involucrados.

Ramón González, jefe de guardia, se dio a la fuga cerca de las 4 de la mañana. Lo mismo sucedió con otros guardias que trabajaron esa noche.

De los informes de esa noche, se busca conocer el nivel de participación en los robos de todas las personas que trabajaron a  la noche: Sargento Ayudante Ramón González, Sargento Primero Roberto Vilte, Cabo Montero Nicolás, Cabo Pablo Méndez, Cabo Ezequiel Romero,  Emanuel Barnes Aramayo, Cabo Sergio Esteban, Cabo Pamela Cima y Cabo Sergio Sebastián Esteban.

IMAGEN ILUSTRATIVA DEL AMPLIO PREDIO DONDE SUCEDIERON LOS HECHOS. GOOGLE MAPS

IMAGEN ILUSTRATIVA DE GOOGLE MAPS

En Esta Nota

Salta
Comentarios