Elecciones en Salta: ¿por qué son pocas las precandidatas mujeres?

En relación con los hombres, las mujeres que buscan la gobernación sólo representan el 37% de los precandidatos y para la intendencia por Capital, el 21%.

20 Ago 2019

Las precandidaturas de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias del 6 de octubre en la Provincia se conocen desde el sábado pasado. Ese día, se presentaron como precandidatas a gobernadoras 3 mujeres de 8 precandidatos en total. Y, como precandidatas a intendentas por Capital, 4 mujeres de un total de 19 precandidatos.

En relación con los hombres, las mujeres que se presentan como precandidatas a gobernadoras corresponden al 37% y, para el cargo de intendenta por Capital el 21%.

Para el cargo de Gobernador, existen tres mujeres precandidatas: Violeta Gil y Andrea Villegas pertenecen al mismo frente y competirán en las PASO por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, FIT. La tercera es Elia Fernández, quien participa como única precandidata en las Primarias por el Frente Grande.

Mientras que, para el cargo de Intendente por Capital, de los 19 precandidatos, cuatro son mujeres: por el Frente de Todos Salta competirán Natalia Otero, en interna con Eduardo Cattaneo, Gonzalo Quilodrán, David Leiva, Jorge Guaymás, Lucio Paz Posse y Walter Wayar. Por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad competirán Claudio Del Plá, Daiana Carboni y Mariano Duran. Por el frente ‘Sáenz gobernador’ competirán Matías Posadas, Martín Grande, Bettina Romero y Víctor Lamberto. Los precandidatos de la Unión Cívica Radical son: Norberto Andrés Suasnabar, Norma Rosas. Y, finalmente, los frentes de ‘Olmedo gobernador’, Frente Grande y el Partido Justicialista llevarán un solo precandidato y ninguno de ellos es mujer.

¿Qué opinan quienes militan por las causas feministas al respecto? ¿Esto perjudica o no, en el momento de implementar políticas públicas?

“Es importante que lleguen a los cargos de mujeres feministas y de la disidencia sexual”

Pía Ceballos, reconocida militante en Mujeres Trans Argentina y en la Multisectorial de Mujeres, donde además ejerce la vicepresidencia, indicó: “Creo que los partidos y organizaciones de partidos políticos tradicionales están atravesados por estructuras donde históricamente han tomado las decisiones los varones. En ese sentido apostamos a seguir trabajando en esas organizaciones políticas para tratar agendas inclusivas y que los compañeros varones logren deconstruirse en base a esa hegemonía y den lugar a las compañeras”, dijo y aseguró: “Me parece sumamente importante el paso que estamos dando el movimiento feminista interpelando a la política. Es importante que lleguen a los cargos de mujeres feministas y de la disidencia sexual: mujeres lesbianas, trans, travestis y de identidades no binaries para pensar en una sociedad igualitaria, tener una política que sea inclusiva y que permita la oportunidad y participación para lograr otro tipo de vínculos dentro de la política. De esta manera se podrá tomar decisiones en colectivo”, aseguró.

“Las organizaciones políticas producen, reproducen y pueden contribuir a la desigualdad de género”

 “En la provincia de Salta y en Argentina se ha avanzado en una legislación para garantizar que todas las listas que compitan en el proceso electoral tanto en las elecciones primarias PASO como en las Generales, lo hagan según el principio de paridad de género. Este avance legislativo implica un proceso de transformación social y cultural dentro de los partidos políticos”, expresó Inés Bocanera, vicepresidenta del Observatorio de Violencia Contra La Mujer de Salta sobre las precandidatas a cargos legislativos.

“Las organizaciones políticas son un basamento fundamental de nuestro orden social y es importante considerar que no son neutras al género. Mediante su estructura y su cultura, sus normas y procedimientos, las organizaciones producen, reproducen y pueden contribuir a la desigualdad de género. El nivel desigualdad que se da en materia de representación política tiene explicación por el predominio de representación política del sexo masculino, que se traduce en la toma de decisiones que se realizan. Existe una estrecha relación entre la adquisición de autonomía de las mujeres y los espacios de poder que puedan instituir, tanto individual como colectivamente”, indicó Bocanera y agregó: “la autonomía en la toma de decisiones está referida a la presencia de las mujeres en la toma de decisiones en distintos niveles de los poderes del Estado y a las medidas orientadas a promover su participación plena y en igualdad de condiciones”.

Para concluir expresó: “difícilmente se puedan impulsar medidas orientadas a profundizar la igualdad de género en la sociedad si no la consagra antes entre sus representantes. La igualdad de género en los espacios de toma de decisiones juega un papel simbólico importante al brindar un ejemplo para otras organizaciones públicas y del sector privado. Es necesario asegurar que los espacios de toma de decisiones sean respetuosos de los derechos, las realidades y la diversidad de las mujeres y los hombres. La igualdad de género en una organización supone la creación de un entorno de trabajo que considere las necesidades e intereses de hombres y mujeres, y que garantice la igualdad de oportunidades, de trato y de resultados sin ninguna clase de discriminación ni exclusión. Para ello es preciso reflexionar acerca del funcionamiento de los partidos políticos, e identificar los aspectos que colaboran con una mayor igualdad de género y las barreras que la obstaculizan”.

Las 4 precandidatas a la intendencia de Capital. IMAGEN LA GACETA

“No tiene que ver con el género de los precandidatos sino con la orientación política que reivindican”

Violeta Gil, una de las tres precandidatas a Gobernadora de Salta por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, FIT, explicó cómo llegó a ocupar ese lugar en las elecciones 2019: “los compañeros y compañeras del Partido Obrero tenemos una orientación política definida porque vamos a defender no solo los derechos más elementales de las mujeres trabajadoras como el de todos los trabajadores, que están acosados por políticas de ajuste que los somete a una destrucción de sus condiciones de vida”, indicó y subrayó: “no tiene que ver con el género de los precandidatos sino con la orientación política que reivindican”.

Para ejemplificar citó los casos de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y de la senadora salteña Cristina Fiore: “inclusive con algunas mujeres en diferentes cargos los reclamos de los movimientos de feministas, como el derecho al aborto legal, a la educación sexual no se han garantizado. La senadora Fiore ha aprobado el proyecto del presupuesto del Gobierno Nacional que ataca la posibilidad de acceder a viviendas, a mejores condiciones laborales y hombres y mujeres legisladores lo votaron también”, dijo y subrayó: “yo soy precandidata no por ser mujer, sino por la pelea que damos dentro y fuera del partido para generar una garantía más amplia para todos, en defensa de derechos históricos”.

IMAGEN LA GACETA

Comentarios