Una nueva auditoría golpea con fuerza la gestión de Yolanda Vega, en Cerrillos

El informe hace hincapié en la gestión del año 2017, de una de las pocas intendentas opositoras.

21 Ago 2019
1

La Auditoría General de la Provincia publicó un nuevo informe de auditoría, con críticas a la gestión de Yolanda Vega, la jefa comunal de Cerrillos.

Según el informe, enfocado solamente en el 2017, hay numerosas irregularidades,  las cuales se detectaron pese a un escamoteo sistemático de la información. El estudio subraya que los auditores tuvieron limitaciones, justamente porque la intendencia no aportó la documentación referente a los ingresos de 2016, no aportó datos sobre la situación del tesoro, ni sobre los bienes del Estado. Los auditores ni siquiera pudieron ver la constancia de presentación de la ejecución presupuestaria anual al Concejo Deliberante.

Más allá de que el informe no menciona en ningún momento el concepto de “ilegalidad”; sí deja en claro profusos problemas de gestión.

Por ejemplo, estas son las observaciones vertidas sobre el control interno en la municipalidad de Cerrillos:

UNO.- El municipio no cuenta con un Manual de Misiones y Funciones que describa el funcionamiento de los distintos puestos de trabajo, departamentos y determine tareas, responsabilidades y líneas de autoridad.

DOS.- El municipio no confecciona indicadores de gestión, evolución de lo recaudado, respuesta a reclamo de los Contribuyentes.

TRES.- El Municipio no realiza arqueos sorpresivos de los fondos.

CUTRO.- No existe una adecuada segregación de funciones, en el área Receptoría, el empleado que cobra el tributo, puede actualizar las fichas y padrones de los contribuyentes.

CINCO.- El Municipio no realiza diariamente el depósito en cuenta corriente de lo recaudado.

SEIS.- El municipio no cuenta con un régimen de contabilidad propia.

SIETE.- El personal del área contable no interviene formalmente en la preparación del Proyecto de Ordenanza del Presupuesto anual.

OCHO.- El personal del área contable no recibe capacitación en forma periódica.

NUEVE.- El municipio no realiza periódicamente copias (back up) de las operaciones contenidas en el sistema informático.

DIEZ.- Los libros y estados contables emitidos por el Sistema informático no son encuadernados una vez finalizado el ejercicio, ni foliados y rubricados.

ONCE.- No se encuentra reglamentado el uso de vehículos oficiales y maquinarias.

Análisis presupuestario

Los auditores detectaron notables diferencias en algunos ítems del presupuesto. Según la municipalidad, Cerrillos recibió, en el año 2016, $ 17.918.886 por Recursos Tributarios de Coparticipación Nacional; sin embargo, según datos del gobierno nacional, los envíos fueron de $ 23.764.152. La diferencia es de $ 5.845.266. Ese mismo año se hace evidente una diferencia entre lo autorizado por el Concejo Deliberante y lo percibido por $ 6.027.786,88 sin informar modificaciones. Otra diferencia salta a la vista es sobre los aportes provinciales: en esta caso, la ejecución presupuestaria es inferior: $ -4.571.856.

Estas desigualdades, a veces mayores, en otras casi insignificantes, son sistemáticas: están en casi todos los ítems.

El segundo informe en un año

En marzo, la Auditoría General presentó un primero informe en el que puso bajo la lupa la gestión de Yolanda Vega.

En ese informe se hacía hincapié en las obras realizadas.

Según el informe, la “Remodelación Plazas y Reposición Pavimento”, financiada con el aporte de fondos nacionales (Fondo Federal Solidario 20 %) tenía como objeto la puesta en punto de Plaza P. Guanca Villa Los Tarcos, Plaza Los Pinares, y Reposición de Pavimento Rígido en Calles San Martín entre Gral. Güemes hasta Sarmiento Bº Gdor. Solá. La empresa que resultó adjudicada debía cobrar $ 932.690 bajo el compromiso de entregar la obra en 75 días. Recibió dos ampliaciones de obras (de 30 y 45 días, es decir, el doble de días).

“Los actuales funcionarios municipales manifiestan que, salvo la documentación aportada (que es incompleta), no cuentan con otro tipo de documentación de la obra ya que la gestión anterior no se las proporcionó”, dice la auditoría sobre esta obra.  No tienen planos, ni memoria descriptiva.

Pese al faltante de los papeles, la gestión municipal dio la obra por terminada y cumplida, pese a que también dejó constancia mediante un “Acta Acuerdo” que quedaba una cantidad de metros cuadrados de Caminería sin ejecutar. Esa obra, que para el municipio estaba al 100, para los auditores estaba al 66,80%. “No se cumplió el plazo de obra, como tampoco se presentaron instrumentos de aprobación de plazos de obra solicitados por la contratista, de la misma jerarquía del instrumento que aprobó la contratación de la obra”, dijo.

Otra obra cuestionada fue la ampliación de la Escuela Trevisán Palacios, financiada con el aporte de fondos provinciales.

De la obra se informó que se haría la construcción de dos aulas y una galería. La obra costó $ 705.252. El problema que tuvieron los auditores con esta obra fue que no hay datos sobre cómo debía ser la obra. “No se encontró entre la documentación de obra puesta a la vista del auditor, las notas u otros documentos escritos que dejaron sin efectos el Primer Convenio de obra firmado con la S.O.P., como tampoco es posible conocer si se cobró el 30% de Anticipo establecido en el mismo. No se encontró entre la documentación de obra puesta a la vista del auditor, Certificado Final, Actas de Inicio y Final de Obra”, dice el informe.

Comentarios