Cómo afectaría al planeta la destrucción de la selva amazónica

Desde hace 16 días arde la Amazona, una zona que absorbe 1.000 millones de toneladas de dióxido de carbono.

22 Ago 2019

El mundo está en alerta: una extensa porción de la Amazona arde en llamas desde hace 16 días y, por más que el presidente brasilero Jair Bolsonaro acuse a los ambientalistas del desastre, la preocupación va en aumento. Y no es para menos: la región amazónica tiene 7,4 millones de km2, es la mayor superficie de bosque tropical del planeta y alrededor del 60% se encuentra en Brasil.

No por nada esta zona es llamada el pulmón del planeta. Su bioma es vital para los esfuerzos contra el cambio climático. Hasta ahora se estima que alrededor de 500.000 hectáreas de bosque entre Brasil y Bolivia se destruyeron, producto de las llamas que ya empezaron extenderse hacia Paraguay y Perú.

El director del programa para Amazonía del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), Ricardo Mello, aseguró que en la región no existen procesos naturales que provoquen incendios, por lo tanto, el incremento es por la acción directa del ser humano.

En tanto, la directora de ciencias del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia, Ane Alencar, dijo que los incendios se deben al aumento de la deforestación, provocada por el sector agropecuario y ganadero. "En 2019 no tenemos sucesos climáticos que influyan en las sequías, como El Niño, o éstos no están ocurriendo con fuerza", explicó Alencar. Por consiguiente, el clima no puede explicar el incremento de los incendios.

Pero, ¿qué pasaría si los incendios no frenan y alcanza la totalidad de la región?  

La selva amazónica es considerada el pulmón del mundo porque absorbe 1.000 millones de toneladas de dióxido de carbono (hace tres década eran 2.000 millones), lo que evita la concentración de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

Foto Reuters

El ministro de Cooperación y Desarrollo Económico alemán, Gerd Müller, dijo que la protección de la selva tropical es esencial para frenar el calentamiento global, pues la deforestación ocasionará que ese dióxido de carbono que esta zona absorbe sea liberado de nuevo hacia la atmósfera. Las alteraciones atmosféricas causadas por las emisiones de dióxido de carbono son irreversibles, según varias investigaciones científicas, perjudicando la vida en el planeta.

Por otra parte, los bosques amazónicos contiene 40.000 especies de plantas, 427 mamíferos, 1.300 aves, 378 reptiles, más de 400 anfibios, alrededor de 3.000 peces de agua dulce y 400 pueblos indígenas diferentes, es decir, alrededor de 34 millones de personas viven allí.

Foto Reuters

Además, la cuenca del río Amazonas es la más grande del mundo, concentra el 20% del agua dulce en superficie terrestre.

Así es que los especialistas y activistas coincidieron en que la continua destrucción de la Amazonía representa una amenaza para toda la humanidad.

En Esta Nota

Brasil Paraguay
Comentarios