Conductas argentinas: ¿cómo se gestiona el presupuesto familiar?

Los habitantes del norte del país destinan más dinero a los gastos en alimentos que los de otras zonas, según la Encuesta Nacional de Gastos de Hogares 2017-2018, difundida por el Indec. Un dato inquietante: los alimentos han tenido un evolución promedio en sus precios del 60% interanual.

08 Sep 2019

La distancia entre las zonas productoras de alimentos tiene un peso significativo a la hora de definir precios. Pero, además, la situación socioeconómica de la población lleva, por caso, a destinar más dinero a la alimentación que a otros rubros. A eso hay que sumarle que el financiamiento en esta parte del país es más costoso que en otras zonas. De hecho, los resultados preliminares de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares 2017-2018 (Engho), elaborados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), indican que, a nivel nacional el 70% del gasto de los argentinos se efectúa en efectivo. En el Noroeste y en el Noreste alrededor del 80% del gasto de consumo que realizan los hogares se realiza en efectivo. “Por tal motivo, la presencia del uso de tarjetas de débito y crédito, así como las transferencias, homebanking o el débito automático es menor a la media nacional”, alude.

De acuerdo con el relevamiento, el gasto en Alimentos y bebidas no alcohólicas representa el 22,8% del gasto de consumo de los hogares a nivel nacional. El 14,5% del gasto de consumo se destina a Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, mientras que el 14,4% se asigna a Transporte. Distinta es la situación en el norte. En el NOA, el 29% del gasto va a alimentos, un 15,4% al costo del transporte y un 12,2% a viviendas.

La Engho tiene como fin proporcionar información sobre las condiciones de vida de la población en general y de distintos grupos de hogares en particular, desde el punto de vista de su participación en la distribución del ingreso y en el acceso a los bienes y servicios que produce la sociedad, indica el director de Estadística de Tucumán, Raúl García. Según el funcionario , se trata de la más completa y compleja del Sistema Estadístico Nacional, ya que da cuenta de todo el ciclo de participación de los hogares en el proceso de producción económico y social. Además, tiene una cobertura amplia a nivel nacional, asegurándose la participación de todas las provincias con sus características.

¿Para qué sirve?

García brinda una serie de respuestas:

• Conocer las condiciones de vida de la población: cuántas personas del hogar pueden trabajar y buscan trabajo; el clima educativo del hogar; la cantidad de hogares unipersonales y nucleares.

• Elaborar la estructura de las ponderaciones del índice de precios al consumidor.

• El tipo de negocio dónde compran las personas (supermercado, negocio de barrio, negocio especializado, por internet, etc).

• Ser utilizada como insumo para estimaciones de las cuentas nacionales: el Consumo, la Inversión y el saldo de la balanza comercial (exportaciones menos importaciones) sirven para medir el Producto Bruto de un país.

• Calcular las canastas de bienes y servicios utilizadas para la estimación de las líneas de pobreza e indigencia. Se observa en los resultados preliminares de la Engho 2018 que el porcentaje de gasto en Alimentos disminuyó. Si los hogares destinan una menor proporción de su gasto total a alimentos la línea de pobreza (la cantidad de ingreso necesaria para no ser pobre) aumentará. Esto impactará en la medición de pobreza a partir del año que viene, dice García.

• Evaluar los efectos de las políticas sociales: si se conoce cómo viven las personas se puede diseñar y evaluar políticas sociales con mayor precisión.

Disparidades

La encuesta de hogares fue realizada entre noviembre de 2017 y el mismo mes del año pasado en todo el país. En Tucumán el operativo estuvo a cargo de la Dirección de Estadística de la Provincia, dependiente de la Secretaría de Estado de Gestión Pública y Planeamiento.

El impacto del sondeo puede llegar a modificarse en virtud del cambio de las condiciones socioeconómicas de la Argentina. El año pasado, la inflación oficial fue del 47,6%, mientras que para este período se proyecta un 50%. De todas maneras, las disparidades en la asignación del gasto de los hogares se mantuvo, según analiza el director de la consultora FocusMarket, Damián Di Pace.

“En términos del poder adquisitivo el norte de nuestro dedica más proporción de su ingresos a la compra de alimentos que el resto del país donde de norte a sur la diferencia es del 10% ya que en la Patagonia se dedica el 20%”, indica el especialista en consumo.

“Los alimentos han tenido un evolución promedio en sus precios del 60% interanual por lo cual es una categoría básica que ha tenido impacto en todas las familias argentinas, pero en el norte en mayor propoción”, finaliza el consultor.

Costos: en la cocina, el gas es más económico que la electricidad

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) realizó un análisis de la conveniencia de uso de los artefactos domésticos de cocina mediante el cual determinó que el gas es la fuente más económica que la electricidad, ya que es 3,5 veces más barata en su costo por unidad, a pesar de que el etiquetado de eficiencia energética indica, generalmente, lo contrario.

“Existen varios artefactos domésticos destinados a brindar un mismo servicio -cocción, calentamiento de agua, calefacción- que usan electricidad, gas natural u otro insumo energético para operar”, planteó el ente regulador. Actualmente, alertó el Enargas, las eficiencias usadas en sistemas de etiquetado de eficiencia energética sólo toman en cuenta el consumo de gas o electricidad del artefacto, sin involucrar todas las pérdidas de energía en la producción, transformación, transporte o distribución del combustible o electricidad para su uso. En ese sentido, explicó que una cocina a inducción tiene una eficiencia cercana al 82%, mientras que en una cocina a gas natural la eficiencia es del orden del 50%, ante lo cual es posible que una persona, comparando las eficiencias, decida cambiar su cocina doméstica a gas por una a inducción. “La paradoja que se presenta es que ese usuario comenzará a pagar una tarifa mayor por utilizar este equipo, supuestamente más eficiente”, explicó el Enargas al asegurar que “esta misma paradoja se presenta en los equipos de calentamiento de agua, calefacción, etc”. La Argentina tiene una matriz energética muy dependiente del gas natural, ya que contabiliza el 53% de la energía que se produce y se consume, en tanto que casi el 60% de la electricidad es generada en centrales térmicas que, en gran medida, usan gas natural.

Canales: preferencia por los comercios tradicionales

Con respecto al modo de compra -en el negocio, por internet o vía telefónica-, la Encuesta Nacional de Gasto de los Hogares indica que el negocio continúa siendo el lugar predominante donde se efectúa la mayor proporción del gasto: casi el 95% del gasto de consumo se realiza directamente en los locales. La importancia creciente de las compras vía telefónica y por internet solo se refleja en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la única jurisdicción en la que se observa que un monto levemente superior al 10% del gasto se realiza a través de estas modalidades.

Lugares: entre el súper y los comercios de barrio

El 25,2% del gasto de consumo de los hogares en alimentos y bebidas, ya sea para preparar en el hogar o consumir ya elaborados, se realiza en supermercados; el 19,3%, en autoservicios y el 35% en otros negocios especializados (carnicerías, verdulerías o panaderías).

Mientras que para adquirir productos frescos como carnes y frutas y verduras los hogares prefieren comprar en carnicerías y verdulerías (más de un 50% del gasto se realiza en estos negocios), para los lácteos, quesos, huevos, aceites y grasas utilizan con más frecuencia los supermercados.

Educación: conductas

Los hogares de muy bajo clima educativo gastan, por persona, la mitad del gasto promedio del país, mientras que los hogares de muy alto clima educativo gastan cuatro veces más que los hogares de clima educativo muy bajo. En los primeros, el 36,2% del presupuesto familiar se destina a Alimentos, mientras que, en el otro extremo, en los hogares con clima educativo muy alto, se asigna el 14,9%. El mayor gasto en Transporte se relaciona a la tenencia y uso de vehículos privados y el gasto superior en Educación coincide con una elevada proporción de personas que asisten a establecimientos privados.

Viviendas: mayor impacto en los inquilinos

El régimen de tenencia de la vivienda es determinante en la estructura de gastos de los hogares, ya que aquellos que no son propietarios y alquilan, deben destinar una porción significativa de su presupuesto familiar a los gastos de la vivienda (principalmente el alquiler) y servicios asociados a ella. Según el relevamiento efectuado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), los hogares inquilinos, que representan el 18,7% del total del país, destinan el 28,3% del total del gasto de consumo a este rubro, mientras que en los hogares propietarios alcanza el 10,7%.

En Esta Nota

Buenos Aires
Comentarios