En Salta, Bullrich aseguró que la frontera norte está “más controlada”

La ministra de Seguridad de la Nación también se refirió al monotributo de frontera para legalizar la actividad de los bagayeros.

15 Oct 2019

Con el objetivo de analizar el trabajo que realiza Gendarmería Nacional y acompañar a los candidatos de Juntos por el Cambios que buscarán llegar al Congreso el 27 de octubre, Patricia Bullrich llegó a Salta. Durante su breve estadía, la ministra de Seguridad destacó los esfuerzos realizados para combatir el narcotráfico y se refirió a la problemática de los bagayeros en el norte.

Sobre el primer punto, la funcionaria aseguró que en los últimos cuatro años los operativos de decomiso y secuestro de estupefacientes incrementaron un mil por ciento. “Esto responde a la mirada que tiene el gobierno nacional. Con nosotros los narcotraficantes no tienen partido”, dijo Bullrich.

Luego de escuchar testimonios de mujeres que conviven con la droga y las adicciones a diario en distintos barrios de la ciudad, la titular de la cartera de Seguridad insistió en la necesidad de modificar el Código Penal para que los responsables de estos delitos cumplan condenas ejemplares.

Foto ilustrativa

En este contexto, la funcionaria celebró el anuncio realizado por Mauricio Macri para establecer la continuidad del programa ‘Argentina sin búnkeres’. “La idea es trabajar fuertemente sobre esos lugares para que los vecinos dejen de sufrir el crecimiento del narcomenudeo”, enfatizó.

Sobre los trabajadores de frontera, más conocidos como bagayeros, Bullrich reconoció que el régimen lanzado a principio de año para legalizar su actividad no funcionó y por eso hizo mención a la posible implementación de un “monotributo de frontera”.

“La idea es que sea un régimen más simple. Nosotros desarmamos el puesto 28 y el bypass que funcionaba en la frontera, y ahora está más controlada la zona” manifestó la ministra del Ejecutivo y sostuvo: “A nosotros nos gustaría legalizar la actividad y entendimos que el régimen era muy complejo porque casi nadie podía entrar”.

Comentarios