Luis Vacazur: “queremos una minería con equidad en la Puna”

El presidente de la Cámara de Proveedores de Servicios Mineros y Turísticos de la Puna agrupó a 48 empresas que trabajan en Los Andes.

16 Nov 2019

“Yo era el chiquito de 10 años que vendía piedras y tierra en frascos en el Tren a las Nubes”, cuenta Luis Vacazur, presidente de la Cámara de Proveedores de Servicios Mineros  y Turísticos de la Puna, Caprosemintp Argentina, a LA GACETA.

Vacaflor es oriundo de San Antonio de los Cobres. Su personalidad inquieta y su espíritu emprendedor lo trajeron a Salta Capital. Acá vendió diarios en el centro y luego comenzó a trabajar con el transporte de pasajeros, aprendió a manejar y arreglar vehículos pesados y de transporte. Insistió tanto buscando ser proveedor de las empresas mineras, que su primer trabajo llegó de la mano de la empresa Borax en Campo Quijano. “Con una sola trafic trasladaba al personal administrativo de la empresa a Salta. Luego compramos otra camioneta, incluí a mis hermanos y ahora soy un pequeño empresario”, dice resumiendo su historia de más de 10 años.

La clave de su progreso, además de ser persistente y organizado con sus ideas, fue la capacitación. Cuenta entre sonrisas que, cuando se inició la Cámara de Proveedores se enteró que había una reunión sobre proyectos mineros en la Provincia y se presentó: “perdón por venir sin ser invitado, pero queremos estar presentes en las decisiones porque queremos que los servicios a las mineras, los brinden quienes habitan la Puna”, recuerda que dijo a la vez que solicitó la presencia de la AFIP en San Antonio de Los Cobres: “pensaban que estaba loco porque todos huyen de la AFIP, pero nosotros queríamos que nos capaciten para tener conciencia tributaria y entender que debíamos tener todo en regla para poder proveer nuestros servicios”.

“¿Por dónde hay que empezar siempre que haya un emprendimiento en la Puna? ¡Por ahí!”, reflexiona y agrega: “¡No por Buenos Aires!”.

En 2014 fundó la Cámara que hoy cuenta con 48 empresas de socios de pueblos originarios de la zona que proveen diferentes servicios de logística a las mineras de la Puna. La mayoría de ellas están en el departamento de Los Andes en Salta y en la región del norte donde se encuentran la mayoría de los emprendimientos mineros. Son más de 470 empresas a nivel regional que trabajan en red. “Queremos que primero se contrate a un proveedor de la zona, si no hay que busquen en Capital y recién en la región y así”, indica Vacazur.

En Salta hay al menos 50 proyectos de exploración en la región que supera los 3.520 metros sobre el nivel del mar. Las rutas y condiciones allí son de difícil acceso. Para trabajar en transporte hay que saber manejar vehículos pesados y conocer algunas cuestiones de mecánica ya que la asistencia y los servicios de comunicación prácticamente no existen.

“Con la Cámara, a través de las capacitaciones que venimos realizando, hicimos que muchos jóvenes que no tenían opciones de progresar, hoy puedan tener su emprendimiento en la Puna. Son empleadores de otras personas. Eso da mucha satisfacción”, agrega. En los pueblos, según el emprendedor, “los chicos se van y terminan lavando copas”.

 “Un proyecto minero se termina, pero la minería no. Nosotros creemos en el desarrollo y sabemos que el sol sale para todos. Queremos que vengan las inversiones pero que se desarrollen con equidad, transparencia que se desarrollen cuidando las normas ambientales. Que la minera trabaje con la pyme, la minipyme, el emprendedor y así podemos trabajar con mano de obra genuina del lugar. Hay que capacitar y trabajar de manera complementaria, es una cadena de valor minero que genere oportunidad de trabajo para Salta”, relata de manera clara y directa.

¿Qué esperan del próximo gobierno? Créditos para poder crecer, estar en las mesas de diálogos son algunas de sus respuestas: “¿Por dónde hay que empezar siempre que haya un emprendimiento en la Puna? ¡Por ahí!”, reflexiona y agrega: “¡No por Buenos Aires!”.

“Si el mineral está en la Puna que se comience desde ahí. Queremos ser partícipes del desarrollo de la región. Y desde ahí empezar a abrir el juego para la provincia, para las provincias vecinas. Si trabajamos en forma articulada y complementaria vamos a tener una minería equilibrada”, insiste.

“Una vez escuché que decían: `pobrecito el coya con tanta riqueza a la vuelta´, y esa frase caló hondo y se transformó en mi convicción: los coyas podemos hacerlo”, dice muy seguro del aprendizaje de toda una vida, Luis Vacazur.

IMAGEN ILUSTRATIVA DE MÁS ARGENTINA

Comentarios