Ocho años buscándola: avances y retrocesos en la causa de María Cash

La diseñadora de 29 años salió de casa en Buenos Aires en julio de 2011. Las cámaras de seguridad del expeaje Aunor la filmaron en Salta. ¿Qué pasó desde ahí?

20 Nov 2019

María Cash tenía 29 años y muchas ganas de recorrer el país y trabajar. En 2011 emprendió un viaje desde Buenos Aires a Jujuy pero algo sucedió en el trayecto que la hizo modificar sus planes. Llamadas poco claras entre ella, sus familiares y amigos, hicieron que su rastro se pierda. Hasta el día de hoy, en donde se realizan rastrillajes en Palomitas a 69km de Salta y la esperanza de saber qué le sucedió resurge.  

El último registro que queda de ella en vida fue el 8 de julio de 2011 cuando fue filmada por última vez por las cámaras del expeaje Aunor, en RN34, en la entrada de nuestra Capital, mientras hacía dedo para dirigirse a Jujuy.

Durante estos ocho años se persiguieron numerosas pistas y la familia Cash nunca bajó los brazos. Federico Cash, padre de María, falleció en abril de 2014 en una accidente en una ruta de La Pampa mientras seguía una pista sobre el paradero de su hija. Su madre, María del Carmen Gallego, y su hermano, continúan la búsqueda.

IMAGEN DE FM89.9

Sus últimos pasos registrados:

Lunes 4 de julio de 2011: partió desde Retiro (Buenos Aires)

La diseñadora de 29 años salió el 4 de julio de 2011 de su casa en Barracas –Buenos Aires- hacia Jujuy. Allí la esperaba un compañero de yoga, Juan Pablo Dumon, quien aparentemente le había prometido trabajo y casa. Nunca llegó.

Martes 5 de julio de 2011: se bajó del colectivo en Rosario de la Frontera

Cuando viajaba rumbo a San Salvador de Jujuy se bajó unos 200 kilómetros antes de llegar, en Rosario de la Frontera. Desde allí llamó a su amigo y le contó que se había bajado porque no se sentía “cómoda”. Hizo dedo y viajó a Santiago del Estero.

Miércoles 6 de julio de 2011: llegó a Jujuy

Con un boleto que le compró por Internet su amigo, retomó su viaje a Jujuy, donde llegó en la madrugada del miércoles 6. Allí habló con la hermana de Juan Pablo Dumon desde un taller mecánico para que la fueran a buscar, a lo que la chica le respondió que se tomara un remis. Nunca lo hizo.

Después se la vio en la entrada de Pampa Blanca haciendo dedo. Llamó a su familia y les dijo que no estaba bien, que se había quedado sin plata.

Jueves 7 de julio: busca atención médica en el Hospital San Bernardo

Luego se supo que el jueves 7, Cash se había presentado con su DNI en el hospital San Bernardo de Salta pero se fue antes que llegue su turno. Tampoco se sabe dónde durmió.

Un transportista que la había visto en Pampa Blanca (Jujuy) el día anterior contó que volvió a verla caminando por la calle Las Heras, en el centro de Salta. Una señora declaró ante los investigadores de la División Trata de Personas de la Policía salteña que por la misma zona María estaba buscando un local de artesanías que tenía un gimnasio en el primer piso.

Desde un ciber envió un mail a sus hermanos pidiendo sus teléfonos. Dijo que había perdido todo.

Viernes 8 de julio 2011: fue vista por última vez

Recién se la volvió a identificar en la madrugada del viernes 8, haciendo dedo antes del expeaje Aunor. Se subió a una camioneta Chevrolet, que la llevó hasta la rotonda General Güemes para luego empalmar con la ruta 34 hacia el sur. Volvió a hacer dedo hasta pasar el peaje de Cabeza de Buey de la ruta 34 y se bajó sin dar explicaciones en el paraje de la Difunta Correa.

No se sabe cómo ni por qué se presentó en un consultorio médico de Jujuy, a 73km de distancia. Cuando salió del centro médico en el pasaje Sánchez de Bustamante 233 de San Salvador de Jujuy, a las 8 de la noche, María Cash no dejó más rastros.

IMAGEN ARCHIVO

Las hipótesis que se barajaron después y las supuestas pruebas que fueron surgiendo

En noviembre de 2011 se encontró el cráneo de una mujer en la ciudad de Oruro. Especialistas del Equipo de Antropología Forense se dedicaron a estudiarlo para evaluar si pertenecía a la joven. Finalmente se descartó esa línea de investigación porque el ADN de la familia no correspondía con los restos óseos hallados.

En abril de 2018 una joven denunció haber sido golpeada y torturada por dos personas que ingresaron a su casa tras vincular ante la Justicia a su ex esposo, miembro del Servicio Penitenciario Federal, con la desaparición de María Cash. La mujer habló, internada por los golpes, desde el hospital San Bernardo. Según indicó Cash nunca salió de Salta y “no estaría viva”, dijo en aquel momento.La mujer dijo haber denunciado a su exmarido por violencia de género, luego le sacaron la tenencia de sus hijos y ella le dijo que iba a hablar de lo que había escuchado “en esas reuniones en donde se nombraba a la señorita”, lanzó. Según su propio testimonio aseguró que su ex pareja y otros dos agentes del Servicio Penitenciario Federal “se organizaban en distintas casas de Campo Quijano para cometer delitos de trata de personas. Ella (María Cash) no fue la única persona”. La mujer ingresó al hospital luego de haber sido golpeada con palos y tajeada con un arma blanca que le dejó una leyenda: “el macho siempre gana”.

En julio de 2018, la Justicia federal informó los avances realizados en la causa entre 2017 y 2018 especialmente con respecto a la denuncia de la red de trata en Campo Quijano. Entre pericias, análisis de llamadas y allanamientos en la vivienda, no se informó ningún avance en esta línea investigativa.

Comentarios