Por la caída del consumo, Sancor cierra su planta en Tucumán

Más de 40 personas se quedarían sin empleo en las próximas horas.

20 Nov 2019

No hay vuelta atrás: la planta de Sancor en Tucumán cierra sus puertas y 43 personas se quedarían sin empleo en las próximas horas. Así lo confirmó el secretario General de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atirla), Eduardo Isla.

"Es una decisión que ya se venía gestando y que se concretó ayer. La empresa nos comunicó que la medida sería irreversible porque la cantidad de mercadería que viene a este centro logístico es muy poca. Entonces nos dijeron que no justifican que permanezca abierto el lugar", detalló Isla en una charla con LA GACETA.

"Por el momento los trabajadores están realizando medidas de fuerza, bloqueando la entrada, ya que tampoco han llegado a un acuerdo con la empresa acerca de las indemnizaciones o de una supuesta continuidad laboral. Por eso se mantendrán en el lugar durante todo el día hasta que le den una solución", detalló el delegado. 

Luego, agregó: "es lamentable la situación que vive el país, y por supuesto lo que se vive en Tucumán. Duele porque esta gente que quedará desvinculada le va a resultar muy difícil que se vuelva a insertar en algún trabajo, ya que son personas mayores. Imaginate, si no hay lugar para jóvenes, ¿cómo van a poder conseguir trabajo ellos? Ya en agosto, septiembre y octubre llegaron a cobrar menos del 20% de todo lo que les corresponde en sus haberes y ahora pasa esto".

Isla explicó que esta situación no sólo ocurre en Tucumán, sino que viene pasando en otros centros de distribución del país. Meses atrás, la compañía láctea cerró  su planta en la localidad bonaerense de Arenaza, partido de Lincoln, y con el consecuente despido de sus trabajadores, quienes producían el queso para untar de la marca. "Hoy le toca a Tucumán, mañana no sabemos a qué lugar. Es lamentable para estos 43 trabajadores", cerró el secretario de Atirla.

Sancor atraviesa una dura crisis por los problemas financieros internos, la merma del consumo de leche que cayó a los niveles más bajos desde el 2001 y la imposibilidad de tomar préstamos. Por la gravedad de la situación, debió cerrar fábricas como la que tenía en Neuquén y otras venderlas, como fue el caso de la planta que tenía en Chivilcoy y Morteros.

La crisis en Tucumán

La crisis financiera golpea fuerte a varias empresas en Tucumán: suspensiones de personal, cierre por día o adelantamiento de las vacaciones. Hace menos de un mes, la empresa Arcor resolvió adoptar medidas para enfrentar la situación económica.

En octubre, la compañía adelantó las vacaciones para 750 empleados tucumanos durante dos semanas. El 4 de noviembre comenzaron sus vacaciones "obligadas". El resto se reanudarían desde el 30 de diciembre.

Lo mismo pasó con la situación en Scania-Tucumán. Los directivos de la planta, ubicada en Colombres, resolvieron cerrar la planta durante un día por semana.

La decisión implicó que los obreros y empleados no asistan a la empresa, una vez por semana. Además se resolvió adelantar el período vacacional del personal para diciembre.

Comentarios