Por las fuertes tormentas familias de San Justo se sienten "desamparadas"

Por el efecto del agua sufrieron daños en sus viviendas. A esto se le suman la lucha constante contra las alimañas, la dificultad de acceso al asentamiento y la falta de cloacas.

13 Ene 2020

Las intensas lluvias desatadas este fin de semana reavivaron las necesidades de las familias que viven en el asentamiento San Justo.En esta barriada, ubicada en la zona sudeste a orillas del Río Ancho, habitan más de 200 familias con casi 500 niños, informaron desde Cáritas.

La lluvia no dio tregua y alcanzó a inundar los precarios hogares de los vecinos. Colchones inundados, humedad en las paredes, pisos del interior de las casas con barro y el alerta constante para no perder los electrodomésticos. “Mi bebé tuvo que dormir hoy en el carrito porque tiene como un techito y lo cubre, ya las chapas de la casa están todas agujereadas y nos inundamos” relató angustiada Lidia Plaza a LA GACETA.

Margarita Barrios, otra de las vecinas del asentamiento, contó que tiene que estar matando constantemente víboras, arañas o alacranes producto de la crecida del rio que arrastra estas alimañas y se esconden entre sus escasas pertenencias. “Una vez tuve que dejar a mi hijo que vigile a la víbora y yo salir a buscar a un vecino para la mate. Estoy sola y no puedo estar matando todos los días un bicho nuevo”, agregó. 

Foto LA GACETA

Una de las casas más afectadas en el asentamiento San Justo fue la de Sofía Villa. Su paredes de ladrillos y el techo de plástico no soportaron el temporal: “Las tormentas acompañadas con fuertes vientos son los que más en peligro nos ponen, solamente en la pieza donde está la heladera la tenemos protegida” indicó Sofía que vive junto a su marido con dificultades para moverse, lo que requiere a veces la ayuda de Bomberos para trasladarlo y no quede en medio del agua.

Foto LA GACETA

Comentarios