Internaron a 24 chicos por desnutrición en el hospital de Tartagal

El gerente del nosocomio, Juan López, dijo que la situación puede complejizarse aún más tras la crecida de los ríos.

28 Ene 2020

La falta de agua y comida en el norte sigue siendo crítica. Además de morir seis niños en un contexto de extrema vulnerabilidad en menos de un mes, desde el hospital de Tartagal informaron que tienen internados a 24 chicos por desnutrición.

“En la sala de recuperación hay diez chiquitos que ingresaron con bajo peso, diarrea y deshidratación y están en plan de engorde”, detalló Juan Ramón López, gerente del hospital norteño en diálogo con LA GACETA.

De los 24 que hoy están en el nosocomio, nueve tienen desnutrición crónica y otros dos tienen un cuadro agudo. Igualmente López aseguró que ninguno corre riesgo de vida.

“Esta situación es de todos los años en esta época. Por los calores no hay agua y todavía falta la crecida de los ríos en la segunda quincena de febrero lo que puede agudizarse aún más”, dijo el gerente del hospital, quien está a cargo de este centro de salud desde hace siete días. “Sobre todo porque con las crecidas es más difícil el acceso y la distribución de las ayudas”, agregó.

López lleva cinco años trabajando en este lugar, donde asegura que dista mucho de los nosocomios de la capital de Salta o cualquier otra ciudad más grande. “Este no es un problema de hace una semana ni de diez años”, sostuvo, a la vez que consideró que “no hubo políticas públicas acordes”.

guardia del hospital de Tartagal

A su entender un gran inconveniente es la falta de comunicación con las comunidades originarias.  “Hay que cambiar de raíz, hay que acercarse y achicar las distancias”, dijo.

“Esto no se soluciona con un gobierno, ni con un hospital, ni con un  pocito de agua. Más sensibilidad falta”, agregó López, quien también dijo que el sistema de salud necesita de personal bilingüe o traductores en cada sector para mejorar la comunicación con los pueblos indígenas.

Mientras, el gobierno declaró la emergencia sociosanitaria en el norte de la Provincia. Las muertes de niños por falta de comida, agua y el acceso a la salud golpearon de lleno al nuevo gobierno de Gustavo Sáenz que salió a pedir ayuda a la Nación y buscó reunirse en comisión con distintos sectores dirigenciales  para combatir la postergación de varias zonas de San Martín, Orán y Rivadavia.

Con este decreto de necesidad y urgencia, se facultará al Ejecutivo a transferir las partidas presupuestarias necesarias para mitigar la crítica situación social que atraviesa el norte a durante 180 días, aunque podría extenderse por 90 días más.

Comentarios