El porno en tiempos de cuarentena: qué recomienda una sexóloga

Pornhub liberó su contenido premium para hacer más fácil el tiempo de aislamiento y la iniciativa tuvo un buen recibimiento. Qué aconseja una sexóloga para nuestro consumo de pornografía en estos días. Por Micaela Fe Lucero / La Voz.

29 Mar 2020

¿Quién ha vivido antes una cuarentena masiva? La situación a la que llevó el coronavirus expuso a todos a tener que vivir las acciones más simples del día a día en un contexto desconocido. También la vida sexual.

En este aislamiento forzoso, desde el otro lado de las pantallas llegó la solidaridad de artistas y de entidades que liberaron contenidos y ofrecieron shows virtuales. Pornhub, la página de pornografía más grande del mundo, también quiso ayudar y liberó su contenido premium en los países en cuarentena.

Fabiana Carballo es psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja, y también creadora de Erotismo en la Carta. Ante la pregunta de si recomienda o no aprovechar el tiempo extra o la generosidad de Pornhub para sumergirnos en un universo digital erótico, tiene una respuesta para dar: sí.

Pantallas para entrenar las fantasías

“La iniciativa es buena. Ver pornografía puede servir para hacer un entrenamiento erótico diferente al que venimos teniendo, es una alternativa terapéutica por momentos. Aunque, tiene sus limitaciones”, aclara desde el principio Fabiana.

Según Carballo, la pornografía de cuarentena tiene que servirnos para “conectar con el juego” y “entrenar la fantasía erótica”. A algunos puede resultarles más fácil que a otros.

“El hombre es más visual en ese sentido y está entrenado históricamente para disfrutar de la pornografía. Pero las estadísticas hablan de que un gran porcentaje de mujeres hoy se están animando a chequear la pornografía”, explica Fabiana. El 26 % del consumo, según estadísticas de Pornhub, es de mujeres.

“Hoy las mujeres, al estar un poco más inquietas sobre su propia satisfacción, han empezado a googlear. Primero, la idea es que las mujeres se animen a tocarse, a autoconocerse, y para eso necesitamos el momento erótico”, dice Fabiana. Un momento erótico que llevará al orgasmo, esa “descarga fisiológica” fruto de un camino previo.

La pornografía puede ayudar a conocerse, a hacerse dueños del deseo propio y de lo que nos gusta, un entrenamiento que puede faltar por otras vías.

“El hombre está programado para conectarse más rápidamente con tu deseo. Se entrena para eso: a las 8 de la mañana ya le llegan a su celular videos cortos porno”, señala Fabiana. Generalmente, lo que muestran es un momento “coital”. Aunque esto es recurrente entre grupos de WhatsApp masculinos, aclara que algunos prefieren vivir la pornografía en soledad.

“¿Y qué le llega a la mujer? Las tareas virtuales que va a tener que hacer el hijo durante la cuarentena. La mujer de sus amigas recibe otro tipo de estímulos eróticos con respecto al hombre, o casi no recibe en la mayoría de los casos”, explica. Ahí, la pornografía puede hacer la diferencia en esa desventaja cultural.

Cómo elegir

La pornografía es un mundo amplio. Fabiana recomienda bucear entre las categorías de Pornhub y ver lo que se ajusta a la fantasía de cada uno. “Ahora, si la persona nunca vio y quiere hacerlo ahora por la cuarentena, no sé si le va a copar mucho, porque la pornografía en los sitios tradicionales generalmente cosifica a la mujer”.

Aunque hay categorías que le dan prioridad a “la caricia, lo sensual”, y se marca distancia con aquel porno que "no reivindica la sexualidad femenina”. Lo mismo pasa con otros tipos de porno, normalmente denominado “porno feminista”. Dentro de eso, Fabiana recomienda el trabajo de Erika Lust, y especialmente la serie XConfessions.

Ojo: esto no significa que la mujer no pueda disfrutar de una pornografía donde hay un “maltrato” hacia ella.

Entonces, el consejo es ver pornografía, definitivamente, que también puede ayudar a combatir los sentimientos negativos del aislamiento: “Este consumo de pornografía puede ayudar a bajar un poco la energía que se genera en el encierro, sobre todo a través de la autoestimulación. La autoestimulación, llamada también autoerotismo o masturbación, nos va a ayudar a liberar endorfinas, dopamina, que nos va a dejar un poco más relajados y más tranquilos”.

¿Cuando podría no ser saludable? Cuando interrumpe el contacto con el otro, cuando es la única forma de encuentro, cuando se idealiza y cuando al encontrarse con una persona en la cama que no responde a esos ideales, se interrumpe la sexualidad vivida con ese otro. Cuando cumple el único rol en la educación sexual de los jóvenes.

Parejas: porno y cuarentena

Por las mismas razones, Fabiana recomienda a las parejas ver porno, siempre que la elección del contenido sea “consensuado” y “cómplice”. Además, recomienda irse preparando para el encuentro a lo largo del día: una caricia, un beso, un abrazo, un mensaje virtual si la presencial de los hijos no permite verbalizar. Dormir desnudos o al menos ver el noticiero, pero, aunque sea, de la mano.

También da ese consejo para parejas que estén pasando la cuarentena a la distancia: ver porno al mismo tiempo y después pasar al sexting. “Que hagan su propio material pornográfico, que puede ser a través de una conversación de WhatsApp o enviando nudes”. Al igual que la pornografía de Pornhub, sin idealizar ese contenido. 

*Este texto fue publicado originalmente por La Voz. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.


Comentarios