Los sicarios salteños fueron condenados a prisión perpetua

Cobraban para matar personas. “El coya” Rojas y Martín Castillo recibieron la pena máxima. Mientras que otros pasarán entre 19 y 15 años en la cárcel. Dos acusadas fueron absueltas.

03 Jul 2020

En mayo de 2017 el norte de Salta fue el escenario en el que se desplegó una guerra narco, que emuló al "modelo mexicano".

Se supo, entonces, que una banda había contratado a sicarios para eliminar a un rival. Algunas llamadas se habían hecho desde la misma cárcel.

Hoy los acusados de cobrar por matar personas escucharon su sentencia.

Ricardo Raúl Rojas y José Martín Castillo fueron condenados a la pena de prisión perpetua y al pago de una multa como coautores del delito de homicidio doblemente agravado por haber sido cometidos bajo promesa remuneratoria, por el número de participantes y por la utilización de arma de fuego en perjuicio de Raúl Fernando Martínez.

La sentencia abarcó otro caso: un intento de asesinato contra Ricardo Ariel Gerónimo.

La pena fue diferente para los otros acusados.

Norberto Roque Mendoza y Enzo Javier Quiroga fueron condenados a cumplir la pena de 19 años de prisión efectiva y al pago de una multa como coautores del delito de tentativa de homicidio. Ellos participaron en el atentado contra Gerónimo.

Matías Francisco Sarmiento fue condenado a cumplir la pena de 15 años de prisión efectiva y al pago de una multa como partícipe necesario del delito de tentativa en este último caso.

En tanto, las acusadas Daniela Fernanda Liborio y Alejandra Beatríz Nuñez, fueron absueltas por el beneficio de la duda, como habían solicitado las fiscales Carreras y Viazzi en los alegatos.

Quién es “El Coya” Rojas

Rojas hizo, en el norte de Salta, una carrera delictiva “meteórica”. Empezó, según medios del lugar, robando bicicletas en las calles de Orán. Se convirtió como motochorro y fue detenido por asalto a mano armada. De alguna manera se convirtió en remisero exitoso con cinco vehículos nuevos. Según la revista Fuera de la Ley, Rojas se encargaba de llevar inmigrantes ilegales (chinos) a Rosario de la frontera. En algún momento empezó con la droga.

El Coya cayó preso el 22 de Marzo del 2017 por una carga que llevaban dos soldados suyos. Con un celular prestado en la cárcel de Cerrillos contrató unos salteños y tucumanos del crimen rentado para matar a esos soldados, que, según él, le habían robado su droga. A uno los fusilaron el 6 de Mayo mientras comía un choripán.

Procunar grabó escuchas desde la cárcel, que se convirtieron en prueba suficiente para condenar a Rojas.

En marzo de este añoRaúl Ricardo "El Coya" Rojas (35) fue condenado a 9 años de prisión por narcotráfico. Tenía antecedentes: en 2017 cayó como responsable de un cargamento de 80 kilos de marihuana y ese mismo año lo acusaron de haber contratado sicarios para matar a los dos empleados que "perdieron" esa droga a mano de las autoridades.

El 3 de diciembre pasado fue acusado de ser el dueño de 330 kilos de marihuana y 11 de cocaína secuestrados en un galpón propiedad de su hermana, un lugar al que la banda denominaba en código como "La Iglesia". Rojas pensaba comercializar esa droga dando directivas desde el Complejo Penitenciario Federal del NOA III, donde estaba detenido.

El juez Federal Miguel Medina condenó a Rojas a nueve años de prisión por almacenar estupefacientes. Y en el mismo fallo también le impuso seis años a su esposa y penas similares a dos cómplices. A uno de ellos le decían "El Curita" porque era el encargado de cuidar la droga que llegaba a "La Iglesia".


En Esta Nota

Salta
Comentarios