Las nuevas figuras para combatir el narcotráfico ya eran utilizadas en Salta

Conocé cómo operan los agentes encubiertos, reveladores, informantes y las entregas vigiladas para engañar a poderosos criminales.

07 Dic 2017

Simular ser un miembro de una organización criminal para inmiscuirse en ella y obtener información crucial que permita desbaratarla y detener a los delincuentes, es una de las prácticas que fueron finalmente legalizadas en Argentina pero que en Salta se venían practicando desde hace muchos años.

Hace poco más de un año, el Congreso de la Nación aprobó la ley 27.319 que contempla figuras, herramientas y facultades especiales para aplicar en la investigación, prevención y lucha de los delitos complejos. Así, se legalizó al Agente Encubierto, al Agente Revelador, al Informante, a la Entrega Vigilada y la Prórroga de Jurisdicción.

Uno de los presentes el martes en Salta para explicar con profundidad el tema fue Juan Manuel Olima Espel, secretario de la Procuración General de la Nación, quien en diálogo con LA GACETA destacó que se trata de herramientas necesarias para investigar el crimen organizado transnacional: “el crimen organizado se ha difundido más, ha crecido en estructura y con el cybercrimen se han concretado delitos que se pagan con cripto monedas y eso dificulta llegar a las cúpulas de las estructuras”. Además celebró la ley porque le brinda elementos útiles a los fiscales teniendo en cuenta que es inminente la implantación del sistema acusatorio en Argentina con el que los fiscales tendrán un rol mucho más protagónico en las investigaciones.

Como en toda discusión jurídica, no faltaron quienes consideraron que herramientas como la Entrega Vigilada no deberían implementarse debido a que promueve la concreción de delitos.

Contra esta tesitura, Gonzalo Cané, secretario de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas, aclaró que la técnica ya está instrumentada y superó esas críticas. “La droga que pasa por un país para ir a otro puede ser detenida en la ruta, con un transportista que muchas veces ni sabe lo que está llevando y así quedarnos con esos kilos o decir: sé quién la manda, quién la lleva, pero no quién la recibe y ahí se requiere cooperación internacional”, detalló el funcionario nacional.

Salta ya fue pionera – detalles de un caso emblemático

Desde el Ministerio Público Fiscal Federal de Salta, contaron a este medio que ya antes de la ley se aplicaron las entregas vigiladas y se hizo uso de agentes encubiertos y arrepentidos en investigaciones contra el narcotráfico guiándose con normativa internacional ante la ausencia de legislación local.

Así fue como en 1992 se llevó a cabo un procedimiento coordinado desde Salta cuando personal de Gendarmería Nacional que estaba apostado en la ruta de acceso a la localidad de Apolinario Saravia realizaban un control de vehículos a las 1.30, interceptaron una camioneta Ranchera que conducían tres hombres de apellido Fuentes, Rodríguez y Ceballos Guzmán.

Al requisar el rodado advirtieron que la chapa que se encontraba detrás del respaldar del asiento, tenía pintura reciente. Al perforarla con un martillo y un destornillador, observaron que en la punta de este último había un polvo blanco que terminó siendo cocaína. Los tres fueron detenidos y luego se descubrió que en total transportaban 87,978 kilogramos (la pericia judicial concluyó que se trataba de clorhidrato de cocaína con una pureza de más del 90%).

Ceballos reconoció que era el encargado de entregar la droga en Mendoza, que el destinatario del tóxico se llamaba Pascual y describió cómo llegar al lugar donde aquel residía, por lo que, previo consentimiento por parte de los detenidos para viajar al destino que tenían planificado, el Juez dispuso que continúen con la operación que venían ejecutando para determinar correctamente la dirección aludida a los fines de individualizar a los otros partícipes de la maniobra delictiva.


El hombre identificó el domicilio de Pascual en una finca en Luján de Cuyo, por lo que se libró la orden de allanamiento correspondiente. Pero antes, se trasladó el vehículo que transportaba la droga y al detenido Ceballos, quien golpeó la puerta de la residencia, siendo atendido por un individuo que le indicó que coloque la camioneta en la entrada de automóviles de la vivienda, ingresando en esos momentos la fuerza de seguridad y los integrantes del Tribunal.

Detuvieron a la persona que ocupaba el inmueble, quien fue identificado como Pasqualino Sementilli, de nacionalidad canadiense y secuestraron tres bidones plásticos de color azul, dinero,  documentación varia y fotos.

El domicilio donde fue detenido Sementilli había sido alquilado por Salvatore D´Andrea, de nacionalidad ítalo-canadiense, que era una persona que se dedicaba a la exportación de mosto de uva hacia Canadá y que denunció el domicilio allanado como asiento de su empresa.

INFOGRAFÍA: Así se usó un Agente Revelador para atrapar a los gendarmes coimeros en Salta

Continuando con la investigación, se dispuso que se procediera al allanamiento del domicilio que correspondía a la empresa de importación de propiedad de Salvatore D´Andrea ubicada Guaymallen, donde detuvieron a otros implicados y secuestraron elementos de interés.

Por otra parte, en distintos procedimientos efectuados a los despachantes de aduana, contadores y empresas exportadoras de Mendoza, se llegó a determinar que Salvatore D´Andrea ya había efectuado un embarque en Valparaíso, Chile, con destino Toronto, vía Nueva York, de más de trescientos bidones plásticos conteniendo mosto sulfitado adquirido en bodegas de Mendoza, los cuales eran similares a los incautados en el domicilio donde fue detenido Sementilli.

Esto permitió saber que el modus operandi del transporte del estupefaciente consistía en disimular la cocaína en bidones que se confundían en una gran cantidad de continentes que transportaban sustancias de tratamiento aduanero legal, a los fines de burlar los controles de rigor.

Ante ello, se comunicó a la Embajada de los Estados Unidos la fecha de llegada del cargamento, el buque que lo transportaba  y el lugar de arribo para que se adopten las medidas pertinentes de fiscalización.

Luego las autoridades policiales de Canadá informaron que Salvatore D’Andrea se encuentra involucrado en una causa de narcotráfico en Toronto y Montreal, en donde la Metropolitan Toronte Police Service procedió al secuestro de más de 400 kilogramos de cocaína valuados en más de 72 millones de dólares. Actualmente, aún se encuentra en trámite el pedido de extradición de Salvatore D’ Andrea. 

Datos de la Procunar

También pasó por Salta el fiscal titular de la Procunar, Diego Iglesias, que durante su exposición reveló cómo vienen aplicando esas figuras en distintas investigaciones aportando los siguientes números:


Iglesias contó que usaron los agentes reveladores  en tres causas distintas y que 19 de ellos trabajaron en una sola causa de droga en conurbano, cuando fueron a comprar droga al mismo lugar al que describió como muy violento y peligroso. Al confirmar que era una boca de expendio, se practicaron 30 allanamientos al día siguiente y se derribaron cuatro bunkers, logrando desbaratar una importante organización.

Respecto de los dos informantes, contó que uno trabaja en la región NEA y el otro en el NOA y que ambos se acercaron y se ofrecieron, estando en pleno desarrollo.

En cuanto a las entregas vigiladas, recordó una de 195 kilos de droga en España, previo paso por Portugal. En otro caso, recibieron 30.000 pastillas de éxtasis por pedido de Alemania.


En Esta Nota

Narcotráfico
Comentarios