Espectáculos

Escándalo en el "Bailando": Laurita Fernández y Cinthia Fernández discutieron a los gritos

Sigue la polémica por la campaña de fotos que la jurado hizo para la empresa de Martín Baclini, pareja de la participante del certamen. MIRÁ EL VIDEO.
11 Sep 2018

Luego de que Laurita Fernández quedara expuesta por negar haber hecho una campaña publicitaria para El Palacio de la Oportunidad, el centro de compras perteneciente a su novio, Martín Baclini, Cinthia Fernández volvió a ShowMatch para enfrentarse cara a cara con la actual jurado del Bailando 2018. Y todo terminó en una tremenda pelea, en la que se trataron de "mala persona" y de estar "siempre en conflicto" con los demás.

Marcelo Tinelli abrió su programa de este lunes hablando del tema. Y, luego de que Laurita aclarara que no se avergonzaba de su trabajo, pero que ella había hecho las fotos pensando que eran para un shopping y que no había sido informada sobre el uso que iban a tener las mismas en el polirrubro, el conductor le dio la palabra a Cinthia para que hiciera su descargo.

Video: Juana Viale se enfureció con una chica trans que la agredió

"Si no te avergonzás de nada, ¿por qué dijiste en vivo, en este programa, que fue un papelón que te suban una foto con unas perchas?", preguntó Cinthia. "Yo con vos no tengo nada que hablar, porque quienes tenían que hablar conmigo ya lo hicieron. Te agradezco. Y te deseo de todo corazón que, algún día, las cámaras te busquen por un logro profesional y no por estar siempre en conflicto con los demás", le respondió Laurita.

Entonces, Tinelli dijo que su intención era reconciliarlas. Pero Cinthia redobló la apuesta y, mirando fijo a Laurita, le dijo: "Estoy en este programa por un logro profesional. Pero, ¿sabés qué? Me interesa ser mejor ser humano que tener un logro profesional. No te envidio nada, mi sol. Y menos, ser mala persona".

En ese momento, Laurita entendió que lo mejor era no seguir discutiendo con Cinthia. Y aunque tanto Marcelo como Ángel de Brito insinuaron que el motivo real del enfrentamiento tenía que ver con el hecho de que ambas hubieran compartido el mismo hombre, Baclini, aunque en momentos distintos, las chicas se encargaron de desmentirlo.

De hecho, en su debut en la pista, la actual novia del empresario había contado que la primera salida de la pareja había sido al teatro Lola Membrives a ver a Sugar, la obra que protagoniza Laurita. Y, hasta entonces, todo parecía ser paz y armonía entre ambas.

Sin embargo, el "percha gate" derivó en un inesperado pase de facturas entre las bailarinas, que ni el mismísimo Tinelli podía aplacar. "Yo pensé que eran unos truchos y por eso dije que se tenían que hacer cargo. Al no ser así, pedí disculpas y se terminó", dijo Laurita. Pero Cinthia le propuso que, siendo así, donara su cachet a una causa solidaria. "Ya que tuviste una genial idea con esto de la colaboración y cobraste muy bien esa campaña, ¿por qué no donás lo que ganaste para un sueño?"

La cosa, por ahora, quedó ahí. Pero habrá que esperar para ver qué pasa cuando ambas vuelvan a enfrentarse, una como bailarina y otra como jurado, para el próximo ritmo del Bailando: el aquadance. Porque lo más probable es que ni Cinthia ni Laurita se olviden fácilmente de este encontronazo.

Lo que pasó

Todo comenzó en la edición del viernes, después de que Marcelo Tinelli indagara varias veces a la panelista de Involucrados para tratar de saber a qué se dedicaba su chico, la bailarina contó que era el dueño de un "shopping de Rosario". El conductor se sorprendió. Pero, enseguida, se supo que en realidad no se trataba de un verdadero mall, sino de una tienda polirrubro con grandes ofertas.

El tema pasó y Cinthia se fue de la pista con un excelente puntaje, para darle paso a la siguiente participante de la noche, Marcela Baños. Sin embargo, en medio de su diálogo con la conductora de Pasión, Tinelli notó un cuchicheo entre los miembros del jurado y quiso saber qué estaba pasando. Así que De Brito le explicó que estaban llegando imágenes de publicidades del negocio de Baclini, protagonizadas por Laurita.

¿Cuál era el problema? Justamente, que la conductora de Combate aseguraba no haber hecho nunca esa campaña. Entonces, la producción del programa se encargó de mostrar las fotos en cuestión en pantalla gigante. Y, visiblemente ofendida, Laurita dijo que a los responsables les iba a salir "muy caro" el hecho de haber usado su imagen sin consentimiento para promocionar coladores, vasos, perchas y hasta copas menstruales…

"Me ha pasado que agarren fotos de Internet y las pongan en publicidades, pero nunca con un colador al lado. ¡Esto es un papelón!", dijo Laurita, quien ninguneó la tienda asegurando que ella trabajaba para "buenas marcas". Pero, sobre el final del envío, dio por cerrado el tema diciendo que el dinero que iban a tener que pagar a modo de indemnización por el uso indebido de su imagen, iba a ser donado a alguna entidad benéfica.

Sin embargo, a los pocos minutos, la novia de Baclini se encargó de difundir el video el backstage de la producción de fotos con la que se había armado la campaña, demostrando que no se trataba de un fotomontaje, como decía Laurita, y que la actual jurado del Bailando no sólo había sido contratada para la misma sino que también había cobrado todo lo que correspondía por la campaña.

Aunque ella lo niega, algunos rumores aseguran que Laurita habría mantenido una relación sentimental con el dueño del polirrubro. Y que el contrato, que duraría siete meses y por el que ella había cobrado 45 mil pesos, se habría dado por fuera de la agencia de celebrities a la que ella pertenece actualmente.

Ante esta situación, esta mañana salió a hablar Sebastián Centeno, encargado de la campaña, quien se quebró al aire en LAM diciendo que estaba "en juego la empresa" por los comentarios de Laurita. "Yo la contraté a cuando ella se cambió de agencia, la llamé, hicimos las fotos el día 14 de noviembre y en todo momento la hice posar y fui lo más claro posible", aseguró el productor.

Cabe decir que, para evitar que el escándalo se siguiera potenciando, Laurita salió a decir que no se había tratado más que de un mal entendido, ya que ella no sabía para qué se iban a utilizar puntualmente esas fotos. "Pido disculpas si ofendí con lo que dije. Sé reconocer si algo se malinterpreta. Para mí no pasa por si son perchas o un Rolex, pasa porque se usaron fotos mías para algo que nunca supe, por eso mi gran sorpresa. Ya me lo aclararon y está todo bien", publicó en Twitter.

Sin embargo, lejos de aplacarse, el conflicto continuó de la mano de las nuevas bailarinas de ShowMatch, quienes rápidas de reflejos salieron a provocar a Laurita. Es que, aunque para esta temporada Federico Hoppe y el Chato Prada se encargaron de contratar a profesionales de la danza en lugar de modelos o mediáticas, las chicas no quisieron perderse la oportunidad de colgarse de la actual jurado del Bailando. Y, bajo el hashtag #OportunidadChallenge, se mofaron de ella imitando sus poses publicitarias junto a coladores, perchas, cafeteras y otros artículos de uso doméstico.