Caso Yanina y Luján: cuál es la hipótesis que rebatiría el doble suicidio

Tras la reconstrucción de las muertes de las jóvenes, en el mismo lugar donde fueron halladas sin vida hace seis años, la familia Peñalva e investigadores de EEUU explican lo que sucedió.

30 Sep 2018

El doble suicidio de Yanina Nuesh y Luján Peñalva nunca fue ni siquiera una hipótesis para la familia Peñalva, pues consideró siempre que ésta fue una idea impuesta desde la Justicia de la provincia para cerrar y archivar la causa en 2014. Este año, y reabierta la investigación bajo la caratula “muertes dudosas”, se reconstruyó por primera vez los hechos en el lugar donde las chicas fueron encontradas el 16 de julio de 2012. ¿Qué sucedió? ¿Cuál es la hipótesis que refutaría aquella teoría?

De acuerdo a la querella y los peritos de parte, la teoría del doble suicidio “estaría totalmente caída” y se abriría una nueva línea de investigación, la del doble homicidio, según confían.

“Creo que debemos volver a creer en la justicia”, dijo a LA GACETA, Gustavo Peñalva, quien estuvo presente en la reconstrucción de las muertes de su hija y la amiga, la semana pasada, en el mismo lugar donde las hallaron.

Bajo el mismo árbol donde las encontraron colgadas a ambas de una misma soga, Gustavo, su hermana Marisa Peñalva, el perito de parte, las investigadoras de Estados Unidos y el abogado querellante observaron cómo la fiscalía y el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) de Salta reprodujeron, según los expedientes originales, una escena de suicidio pactado.


“Sabíamos que iba a ser un momento duro, cansador, estresante y conmovedor, porque plantarse bajo el árbol no es fácil para nadie”, recordó, a la vez que volvió a cuestionar, como hace seis años, el proceder de los peritos del CIF. “Es el cuerpo de investigaciones que nos hizo cerrar la causa debido a los horrorosos informes y, hoy por hoy, nos íbamos a topar con la misma gente; no solo con la misma entidad, sino que con los mismos personajes”, resaltó. Algo que adhirió su hermana y tía de Luján: “Fueron a cuidar su pellejo, no fueron a buscar la verdad”.

Críticas a una reconsturcción esperada

Ambos contaron que, de las nueve horas que demandó la reconstrucción, la mayor parte del tiempo se usó para tratar de demostrar la hipótesis original, idea que cayó -según la familia- porque: “se tuvo que incrementar 70 centímetros a la cuerda para que sea cimiento a la hipótesis del CIF, y convengamos que no llegaron hacerlo con esos 70 cm”, explicó Gustavo. Al respecto, aclaró que la soga estaba doble, por lo que los peritos precisaron 35 cm más para dejar los cuerpos tal como fueron hallados, considerando que el árbol creció en estos últimos años.

Pero hasta aumentando los centímetros de la cuerda, los cuerpos no quedaron como se los encontró, según acotó Ninoska Martínez, una de las profesionales de un equipo de investigadores al que la familia Peñalva recurrió para conocer qué pasó en realidad con Luján y Yanina. “Tampoco se pudo comprobar que haciendo patita una a otra quedase igual, ya que las manos hubieran quedado sucias”, agregó.


“En cuanto a la tracción, dijeron que Luján traccionó a Yanina, por eso dijeron que ella estaba haciendo pie y la otra chiquita suspendida; eso tampoco se pudo comprobar porque queda anclada la cuerda y es imposible moverse. Le podés cargar el doble de kilos de un lado y es imposible también que se mueva”, continuó explicando Gustavo, quien en esta oportunidad diseño el soporte para que la rama del árbol no se quebrara y también las bolsas que simularon los cuerpos, con sus tamaños y pesos reales.

“Me siento orgulloso de haber contribuido en esta mecánica”, dijo, a la vez que reconoció haber tomado más fortaleza para hacer esto. “Creo que fue la energía que me manda Luján y la de todos los demás; el amor por ella y las ganas de terminar con esta pesadilla ayudaron”, consideró.

Marisa acotó que, por pedido de la fiscal María Inés Loyola, se llegó a usar la soga original, pese a los reparos de la querella, dado que la familia quiere que se le realicen nuevos peritajes en Estados Unidos. “Muy a pesar nuestro se utilizó la cuerda, para mostrar que con la original es exactamente lo mismo (no tracciona)”. Al respecto Martinez explicó: “Nuestro objetivo era que no se siga contaminando, tenemos un sistema Codis que podemos verificar fibras, fluidos, y queremos hacer más análisis de la soga, pero debido que la fiscal insistió, se usó”.

Más allá de los “momentos amargos”, el papá y la tía de Luján se manifestaron satisfechos por la actuación de la jueza y las fuerzas. “Nosotros tenemos la tranquilidad que nos da de haber hecho un buen trabajo, lo que hemos esperado por seis años, porque esta reconstrucción la pedimos al juez Farah y no nos dio lugar”, recordó Marisa.

“Creo que ella tiene sentido común, y acá el sentido común dice que hay inconsistencias; de otra manera ella no hubiera reabierto la causa”, dijo la perita de Estados Unidos en relación a la jueza Mónica Mukdsi.


¿Doble homicidio?

Ahora, los peritos tienen un plazo de 30 días para presentar el informe de esta reconstrucción de los hechos. Si bien, no es la única prueba para desestimar el doble suicidio, la familia consideró que se hizo un paso importante para sospechar e investigar el homicidio de dos jóvenes salteñas.  

Según la hipótesis de la querella, las chicas fueron llevadas en un vehículo, desestimando que hayan ido caminado y cruzando un acentuado canal que separa el barrio San Carlos del descampado donde fueron halladas, en el municipio de Cerrillos.

Esto se respalda en unas imágenes que el diario El Tribuno tomó al día siguiente de haber sido encontrados los cuerpos, pues allí se observan las huellas de un vehículo que atraviesa la finca cerrillana, cruzando el arado, y en dirección al árbol que las tenía colgadas. “Nuestra hipótesis no tiene nada que ver con el canal. Tendrían que haber demostrado cómo cruzaron el canal tal como dicen que lo hicieron, aunque se contradicen porque cuando lo hicieron debieron usar una escalera. Ya eso ya es una contradicción”, acotó Martínez.


“Las chicas estaban inconscientes o ya fallecidas. De ahí tres hombres las llevaron, uno preparaba la cuerda tirando, los otros acomodaron primero a Yanina y luego a Luján, porque no tiene fricción la cuerda, algo que se ha demostrado: Luján estaba tocando el piso”, detalló Marisa.

“Eso lo hicimos hacer, y lo demostramos fácilmente. No dejaron huellas porque está todo lleno de hojas”, agregó la tía de Luján. “De las nueve horas, lo nuestro nos llevó muy poco. Ellos han probado diferentes formas y ninguna le daba”, subrayó.

“Yo quiero saber la verdad”, apuntó Gustavo, quien además consideró que la sociedad salteña merece saberla.

“Esto es el inicio del segundo capítulo. Es comenzar de cero. Yo confió que la jueza va a trabajar con imparcialidad y con buen juicio”, dijo Marisa. “Luján nos manda muchas señales, no bajamos los brazos por ella. Nosotros peleamos por Luján y Yanina, porque tenemos la certeza que las dos pasaron por lo mismo”, sostuvo.


Comentarios