¿Tiempo de paz?: Provincia y Municipio negaron estar confrontados por la Cooperadora

Funcionarios de Bettina Romero aseguraron que nadie perderá su fuente laboral, mientras que Sáenz sostuvo que él “construye puentes” todos los días de su vida.

23 Ene 2020

Después de días agitados y declaraciones cruzadas en torno a la continuidad del funcionamiento de las Cooperadoras Asistenciales, el gobierno de la Provincia y la Municipalidad de Salta parecen haber iniciado un período de paz. Hoy, en conferencia de prensa, funcionarios municipales aseguraron repetitivamente que ningún trabajador estatal perdió su puesto. Horas antes, el gobernador Gustavo Sáenz había pedido que los trabajadores no sean la variable de ajuste.

Daniel Nallar, coordinador jurídico y de procuración de la intendencia capitalina, afirmó que desde el 10 de diciembre a la fecha nadie quedó afuera, ya sea trabajador de planta, temporario o agrupamiento político (A.P.).

“No existen despedidos, ni cesanteados. No despedimos a ningún trabajador de planta ni se le dio de baja a ningún AP. Los contratos que cesaron se están analizando particularmente porque debemos saber si esa gente también quiere seguir trabajando con nosotros”.

En igual tono, el coordinador de Planificación y Gestión de control Bernardo Racedo Aragón llevó tranquilad a la planta municipal y descartó que la gestión de Bettina Romero tenga previsto despedir gente. “Se generó un nuevo organigrama municipal que arrancamos hace 40 días presentó una estructura del municipio distinta a la que se venía percibiendo. Eso generó un proceso de ordenamiento en cada área procurando un ahorro, una mejora y jerarquizando al empleado municipal”, explicó.

Ambos funcionarios también se refirieron a la situación de la Cooperadora Asistencial y además de bajar los decibeles del tema, se mostraron optimistas en poder brindar una solución los próximos días.

“La ley es una. Legalmente, los empleados de la Cooperadora son provinciales. Pero hoy a la Municipalidad no es lo que le preocupa, queremos ayudar. En consonancia con el gobierno provincial queremos ayudar para que ningún empleado de la Cooperadora o la municipalidad tenga problemas con su trabajo”, enfatizó Nallar.

Esta declaración tiene correlato con las expresadas ayer por el mandatario provincial en un canal televisivo: “A los empleados de la cooperadora no les tiene que importar si dependen de la Provincia o el municipio, sino que entre ambos gobiernos tenemos que trabajar para que mantengan su fuente de trabajo”, dijo Sáenz.

No hay grieta

Ante la consulta, Racedo Aragón y Sáenz negaron que haya diferencias entre las gestiones de gobierno. El coordinador del municipio sostuvo que no hay ningún tipo de “disputa” y recordó que Romero y Sáenz forman parte de un frente político “exitoso” que triunfó en las últimas elecciones.

“De ambos gobiernos percibo la vocación para resolver el tema de la Cooperadoras y cada uno con su impronta y defendiendo a quienes corresponden”, agregó el funcionario municipal.

Por su parte, Sáenz también negó todo tipo de división y desde casa de gobierno respondió: “No tengo ninguna grieta con nadie, al contrario construyo puentes todos los días de mi vida”.

Más tranquilos

Después de días de manifestaciones y rumores de todo tipo, los empleados de la Cooperadora Asistencia de la Capital sienten un poco de alivio. Las declaraciones vertidas hoy calmaron las aguas, aunque el reclamo se mantiene a la espera de una solución concreta que satisfaga a los trabajadores.

En las últimas horas un grupo de delegados se acercó hasta el Centro Cívico Grand Bourg para presentar un petitorio en el que le solicitan al gobernador intervenir el organismo para que todas las acciones asistenciales que realiza sean coordinadas desde el ejecutivo provincial.

Comentarios